Empanada de Carne de Puchero

 No conozco receta que dé más de sí que un puchero. Con un buen puchero hay para comer una semana. Se saca caldo para sopas, que si con la carne preparamos ropa vieja, unas deliciosas croquetas con lo restos de carne, un gran plato de arroz con sus garbanzos y el caldo correspondiente, garbanzos fritos, increíbles "pringás", reciclamos los garbanzos para cocinar ricas espinacas o magníficas y completas ensaladas con la carne, tortillas... Un sin fin de platos que darán de comer a muchos.

Mi abuela me contaba maravillas del puchero. Así, cuando una mujer tenía un niño, su madre era lo primero que ponía en marcha. De esta forma, su hija podría comer contundente y buenos caldos durante la cuarentena. Si había más niños en casa también se le aligeraba el trabajo, pues podía sacar platos diferentes para todos con menos esfuerzo. Un puchero se estiraba mucho y aliviaba la economía del hogar.

En aquellos tiempos de mi abuela, cuando las mujeres enviudaban o perdían a alguien muy allegado, guardaban el luto y durante muchos días no podían salir a la calle. Por este motivo, las vecinas no dudaban llevarle grandes ollas de puchero, para que tuvieran comida largo tiempo sin tener que salir a comprar. Eran otros tiempos...

Hoy seguimos haciendo puchero, con su hierbabuena fresca que nos sabe a "gloria bendita", ese pucherito de mamá que tanto apetece calentito, que reanima el cuerpo y el alma. La receta de hoy tiene mucho que ver con él, pues con la carne he preparado una estupenda empanada que ha quedado deliciosa y apetecible.

La empanada está recién sacada del horno y mientras se enfría, te invito a tomar un vasito de caldo.

Realmente, esta empanada es una receta de aprovechamiento donde empleamos la carne del puchero para elaborar una nueva receta. Estoy segura de que mi amiga Marisa, ya estará haciendo un huequecito en 1+/-100 Desperdicio 0, para colocarla al lado de las magníficas recetas e ideas que todos aportan a este proyecto de reciclaje. 

Por mi parte, siempre encantada de participar con lo que puedo y aportar mi granito de arena para que el desperdicio sea 0. Si lo conseguimos entre todos, nuestro planeta y nuestro bolsillo lo agradecerán.

INGREDIENTES PARA LA MASA DE LA EMPANADA

  • 1 huevo
  • 50 g. de agua
  • 50 g. de aceite de oliva
  • 70 g. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 50 g. de levadura fresca de panadería
  • 50 g. de vino blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • 450 g. de harina de fuerza
  • 1 huevo para pintar
PREPARACIÓN DE LA MASA

Pon en el vaso el aceite, la mantequilla, agua, vino y la levadura. Programa 37º, velocidad 2. Añade 1 huevo. Programa 5 segundos, velocidad 4.
Incorpora la harina de fuerza y la sal. Programa 10 segundos, velocidad 6 y después velocidad espiga, vaso cerrado, 3 minutos.

Saca la masa del vaso y deja reposar en un bol, tapada con un paño mientras preparas el relleno.


INGREDIENTES DEL RELLENO CON LA CARNE DEL PUCHERO
  • verduras y carne del puchero
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 diente de ajo
  • 2 o 3 cucharadas de tomate frito ( casero mucho mejor)
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de la Vera
  • sal 
  • pimienta en grano (opcional)
  • AOVE
PREPARACIÓN DEL RELLENO

Troceamos la carne sobrante del puchero ( jamón, ternera, pollo ). Escurrimos bien de caldo, también usamos las verduras que hayamos echado al puchero como apio, patatas, zanahorias... Reserva.
Pon a calentar aceite en el fondo de una sartén. Agrega la cebolla y los pimientos picaditos. Cuando estén dorados, añade el diente de ajo laminado.
Espera a que esté todo dorado e incorpora el resto de carnes y verduras.
Remueve un poco, sofríe unos minutos a fuego lento todo, añade el tomate frito y el pimentón. Rectifica de sal y pon unos granos de pimienta al gusto.
Deja que cueza un poco más a fuego lento durante unos 10 minutos, para que quede todo bien integrado.
Reserva.


MONTAJE DE LA EMPANADA

Puedes hacer una empanada grande o dos más pequeñas. Pongo las indicaciones para hacer la grande, si las queréis  pequeñas sólo tenéis que volver a dividir.
Divide la masa en dos partes.
Coge una de las partes de la masa, extiéndela sobre un papel de horno con un rodillo y pásala a una bandeja de horno. Cubre con el relleno reservado.
Coge la otra mitad de la masa, extiéndela de la misma forma y ponla encima de todo lo anterior, doblando los bordes hacia arriba.
Haz un agujero en medio de la empanada para que respire . 
Píntala con huevo batido. Introduce en el horno precalentado a 180º durante unos 20 minutos hasta que esté dorada. Yo aconsejo estar pendiente porque cada horno es un mundo. El tiempo es siempre orientativo.

Sirve caliente pero si la prefieres templada o fría, seguirá siendo una delicia. 








 

Comentarios

  1. Esa masa casera debe estar tremenda, si encima aprovechamos las maravillosas sobras del un buen puchero, mejor que mejor. Me llevo mi trozo! Un abrazo guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que le echamos al puchero es super aprovechable, croquetas, canelones, ropa vieja, arroz, etc. y como no esta rica empanada que yo también he hecho muchas veces. Queda de lujo y alimenta muy bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que rica empanada, me encanta y te ha quedado la masa con un colorcito precioso
    Hace mucho que no preparo una pero con la tuya ya me voy feliz
    besss

    ResponderEliminar
  4. Elisa yo me apunto a la empanada, al caldo ¡y al puchero con todos sus avíos y todo su aprovechamiento!

    Cuentas el legado que recibes de tu abuela, las costumbres, los usos... y aunque a priori parece que no ha pasado tanto ni han cambiado tanto las cosas sí que lo han hecho. Una lástima que las prácticas de buenas vecinas se estén perdiendo.

    Una entrada maravillosa, por la receta y por los recuerdos ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  5. Hola Elisa, cuando me ha llegado la notificación de Empanada del puchero, me habla de parte de Andalucía, con sus matices entre provincias, pero enriquecedora esta diversidad que tenenmos en nuestra tierra.
    Todo lo que salga de nuestro puchero me parece fantástico, buena gestión económica y disfrute del paladar. Tu rica empanada es fruto de ello, cuánta imaginación hay en la cocina. Qué ricas están las croquetas de siempre, o la pizza del puchero o cocido..., tantas y tantas elaboraciones que nos hacen disfrutar en la mesa. Que pases un buen día. Bstes.

    ResponderEliminar
  6. Que buena pinta y que rico en el que su relleno no tiene nada de desperdicio sin lugar a duda y me parece que eso le falta una copita de vino o una cervecita para hacer hasta la ola. Besitos

    ResponderEliminar
  7. En casa también se ha hablado maravillas del puchero, se estira en la mesa como ninguna otra comida lo hace y es capaz de alimentar a una familia amplia. Muy bien la forma de utilizar el excedente que has empleado, cachito a cachito da mucho de sí y está buenísima esa empanada. Que maravilla de reciclaje.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. ¡Ay, mi Elisa! No sé que me ha gustado más, si tu historia, la de tus abuelas, tu puchero o esa tremenda empanada, que tiene que estar para perder el sentío.
    Hace años que no preparo empanada en casa, tuve una época en que era imprescindible en todas las celebraciones de cumpleaños, y ahora no sé porqué, pero cambiamos el chip, cuándo es algo que siempre todos aplauden.
    ¡Y ese puchero! Madre mía, lo reconfortante y reconstituyente que es, no hay otra cosa igual en la cocina casera familiar, y que mi madre es lo primero que hacía en momentos similares a los que cuentas, no había velatorio o duelo familiar o de vecinos, que no se aplacara con un buen caldito del puchero.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Qué delicia de empanada, y desde luego, es otra forma de aprovechar la carne del puchero ( nosotras hacemos fajitas con ellas...). En nuestras casas no falta nunca un buen puchero, que tanto avío da y tanto soluciona... Y cuando has hablado del vasito de caldo, no hemos podido evitar acordarnos de la Feria, y de como entona el cuerpo un caldito al caer la tarde o bien entrada la noche...

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  10. Hola Elisa. Vengo a mala hora porque ya pica el hambre y no tengo fácil poder servirme, ni puchero, ni empanada. Con el día tan malo que hace hoy aquí, me iría de perlas un buen plato de puchero con lo que sea.
    La empanada es un aprovechamiento de lujo y además, la añades a la larga lista de recetas que tienes publicadas, a partir de un buen puchero.
    Aquí no ponemos hierbabuena y me parece muy curioso, me gustará seguro.
    Cada casa tiene su propia receta y yo hecho de menos el de Navidad, que es muy nuestro.
    Me llevo mi trozo virtual, ya que no puedo introducirme en tu cocina de otra forma y te doy las gracias una vez más, por estar en 1 +/-100.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  11. Elisa me apunto a la siguiente empanada yo llevo el vino ,,,,,, que rica se me hace la boca agua
    Besitos miles ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. woo!😱que pintaza tiene esta empanada y es que no hay nada como un buen reciclaje 👌 besinos corazón

    ResponderEliminar
  13. Hola guapísima¡¡¡ Menuda empanada de aprovechamiento nos has hecho¡¡¡¡¡ Has dado en el clavo¡¡¡¡ un buen puchero bien aprovechado y en versión empanada queda doblemente rico y delicioso. Así que yo creo que no espero al vinito, a mi ya me puedes servir directamente la empanada, je,je. Un fuerte abrazo.

    PD. Qué curiosas las historias de antes, las mujeres vestían de negro mucho tiempo cuando enviudaban o moría algún familiar cercano, menos mal que era un color bastante elegante...

    ResponderEliminar
  14. Ya imaginarás querida Elisa que me encantan las empanadas, precisamente hoy para comer tenía empanada de bacalao, así que me parece una receta maravillosa y con esa carne de puchero tiene que ser una delicia, no hay ninguna que se compre que se iguale a la que hacemos en casa, a que si ?
    Un besote y feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. Que rica , lo que da de si un puchero besitos

    ResponderEliminar
  16. Hola Elisa!! No se me hubiera ocurrido nunca hacer una empanada con restos del puchero, y qué rico tiene que estar. Me ha resultado curioso lo de ponerle hierbabuena al puchero, por aquí no se estila, pero seguro que queda bien bueno. Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Elisa, desde luego que un puchero cunde mucho, ya veo que tú particularmente le sacas un provecho tremendo. Nunca se me hubiese ocurrido hacer una empanada, la idea me parece genial y el resultado ya veo que es tremendo

    Abrazos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  18. Madre miaaa. He quedado impresionada de ver como los ANDALUCES, sacáis partido de un buen PUCHERO, y es que si algo distingue al pueblo andaluz, es la cantidad de recursos que tiene para alimentarse bien y a gusto.
    FEICIDADES AMIGA QUERIDA, UN BUEN AGUJERO LE HARÍA A TU EMPANADA ^:^
    tedeternura.com

    ResponderEliminar
  19. Con lo que me gusta a mi un buen pucherito ...jamas se me hubiera ocurrido esta fantástica idea!besos

    ResponderEliminar
  20. Querida Elisa, si la empanada suele estar rica, no quiero ni imaginarme lo deliciosa que debe estar esta. La carne de puchero y las verduras le dan un punto de sabor especial a las croquetas y a las empanadillas no será menos. Me encanta la pinta que tiene. Te quedó fabulosa, amiga.
    Muchos besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  21. Hola Elisa.¡Qué historias más bonitas del puchero! Mi abuela también me contaba que cuando ella era niña en su casa siempre estaba el puchero de barro en la lumbre. Eran muchos de familia y sus hermanos trabajaban segando en el campo. En la comida tomaban los garbanzos y por la noche la sopa.
    Tu masa de empanada casera me ha gustado mucho, tomo nota dectu receta, tiene una pinta increíble. Nunca he hecho el relleno de empanada con los restos de puchero pero al ver tu empanada me voy a animar a hacerla. Bsssss

    ResponderEliminar
  22. Pues anda y que no, Elisa!!
    Al puchero habría que ponerle un monumento.
    Mira que está rico!! Y como sabían ya nuestras abuelas!!
    La empanada se ve tremenda de rica. No se me hubiera ocurrido hacerla con carne del puchero.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. Qué rico relleno y que bien aprovechado y con masa casera además!! No puede ser más rica!! Bs.

    ResponderEliminar
  24. Dí que sí Elisa, que con nos den un buen puchero y que nos quiten los bailao, con este plato se hacen verdaderas maravillas y que más reciclaje que esto.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  25. Hola Elisa. Has dado en el clavo y además con toda la fuerza al hablar de las maravillas del puchero. Palabra que a muchos no les sonará pero que encierra matices de cocina casera, de cocina de las madres y de las abuelas y de cocina que nunca debe perderse.
    Con él se preparan infinidad de platos como los que has reseñado y por si no hubiera bastantes nos propones esta empanada que con solo leer cuales son los ingredientes del relleno y como has formado la masa ya se sabe que al probar un trozo hará que nos transporte a la gloria.
    Una maravilla de empanada y una delicia para probar y saborear.
    Un abrazo, buen fin de semana y cuídate.

    ResponderEliminar
  26. ¡Madre del amor hermoso, esta empanada tiene que estar de muerte! Pero de muerte lenta y disfrutando. Si es que me la imagino y aunque acabe de cenar, de buena gana me tomaba un trocito (o dos, que seguro que con uno me quedaba con ganas). Dan ganas de hacer el puchero sólo para poder hacer luego la empanada. Por cierto, que por esta zona no le ponemos hierbabuena al puchero, bueno en realidad a casi nada y eso que se ve plantada en muchas casas; seguro que tiene que darle un sabor muy refrescante.
    Me ha encantado la historia de tu abuela y las costumbres de antaño.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Encantada de recibir y leer tus comentarios. Me importa mucho tu opinión y me ilusionan tus visitas
¡ Muchas gracias y vuelve pronto !

Print Friendly and PDF