miércoles, 21 de marzo de 2018

Tortilla de Patatas y Habas

Cuando llegan estas fechas me vienen muchos recuerdos. Tardes en la cocina haciendo los dulces típicos de Semana Santa con mi madre y mi abuela, después con mi madre y ahora con mis hijas. La vida se renueva y es lo importante. Siempre quedarán buenos momentos que no se olvidarán.

Mi madre era muy dada a contar historias de la familia, de cuando ella era niña y cómo se vivían estos días. Ella vivió parte de su niñez con sus tíos, la tía Carmen y el tío Matías. Mi madre enfermó de unas fiebres y el médico recomendó mucho sol, aire puro, buena alimentación y aunque en su casa no faltaba de nada, a pesar de la época, la enviaron una temporada al campo con sus tíos que allí vivían y no tenían hijos. Ya os podéis imaginar a mi madre, rodeada de todos los mimos posibles y de lo mejor para Elisita, como ellos cariñosamente la llamaban. Mi madre adoraba a sus tíos.

El tío Matías cultivaba en su huerto las mejores frutas y verduras que había en Huelva. Antes de llegar al mercado, la vecindad lo esperaba para darle el encuentro por el camino y la vendía antes de llegar a su destino. Además, era un hombre bueno, honrado y la mejor persona que nadie ha podido conocer.
 Entre otras de sus virtudes y pasiones estaba el "cante jondo". Cantaba como poca gente lo ha hecho, frecuentaba tertulias en Huelva y era admirado por muchos entendidos de la época.

Pero la tía Carmen, no se quedaba atrás. Ella también cantaba y lo hacía muy bonito. Contaba mi madre, que un año , en Semana Santa, los dos salieron a ver las procesiones del Viernes Santo. En Huelva, son cofradías de recogimiento y mucho más serias que las de días anteriores. Una de ellas es "El Silencio ". Hermandad de silencio a la que no se permite cantar, ya sabéis que en Andalucía son frecuentes las saetas dedicadas al Cristo o Virgen en cuestión. Cantadas por los saeteros en las calles ante los pasos, a pie de calle o desde los balcones. Retomando aquella noche, los tíos de madre, empezaron a cantar una saeta, las autoridades quisieron pararlos, pero se escuchó un murmullo del gentío que allí se encontraba, pidiendo que no prohibieran la saeta que aquella pareja cantaba a dúo. Nunca más se ha vuelto a escuchar algo semejante con tanto arte, ni con tanto sentimiento. Nadie hubiera podido superarlo, ni tan siquiera igualarlo.

Estoy hablando de hace muchos años, alrededor de 1.930-40, ha llovido desde entonces. Pero aún lo sigo recordando, tal como mi madre lo narraba en aquellas tardes de Viernes Santo, en la cocina y ...

La receta de hoy no puede ser más sencilla, un buen tortillón de patatas con habas tiernas, las primeras que han llegado a mi casa, directas del huerto, estrenando primavera y recogidas por mi hermano. Así que en cuanto las vi, pensé en las que mi madre hacía, tan ricas y llenas de sabor, recordando las habas del huerto del tío Matías y cocinada a la manera de la tía Carmen.

Esta receta es para mi amiga Concha Cabello y su Club de la Tortilla Perfecta. Fui a revisar sus tortillas y apareció una tortilla de habas y cebolleta que publicó hace mucho tiempo. He añadido a la mía, esa hierbabuena fresca que ella pone, proporcionando un sabor delicioso y especial.


habas_tortilla

¡ Concha , no tardes en venir por ella pues mi marido ya se lleva su trozo, jajaja !!


habas_tortilla

INGREDIENTES

  • 1 k. de patatas
  • 250 g, de habas tiernas
  • 1 cebolla blanca dulce
  • 1 ramita de perejil fresco
  • 1 ramita de culantro fresco ( cilantro )
  • 1 ramita de hierbabuena fresca
  • 6-8 huevos ( según tamaño )
  • sal
  • 1 l. de AOVE





PREPARACIÓN


Pela y corta las patatas en dados como para tortilla, deja escurrir y pon sal.  Calienta abundante aceite en una sartén. Echa las patatas cortadas en dados. Añade las habas troceadas. Deja que se hagan a fuego medio bajo, remueve de vez en cuando. Tapa la sartén con una tapadera. 



Cuando comiencen a ponerse tiernas las habas y patatas, añade la cebolla picada. Continúa a fuego medio-bajo y la sartén tapada.




Cuando todo esté tierno saca a un bol. Bate los huevos, incorpora  las hojas de hierbabuena, el perejil y  culantro picados. Añade las patatas y las habas. Quita aceite de la sartén y deja sólo un poco en el fondo. Echa la mezcla anterior, cuaja por un lado y después da la vuelta para que se cuaje por el otro.





Ya sólo queda disfrutar de un buen trozo de tortilla, acompañada por un delicioso pan casero, para "Que no te falte un perejil"





habas_tortilla




38 comentarios:

  1. Querida Elisa, no sabes (bueno si lo sabes porque me conoces) como me ha llegado tu historia a lo más profundo de mi ser. Estas historias de familia son las que nos marcan, las que nos van forjando desde que nacemos hasta que nos hacemos adultos, como personas más o menos sensibles, y en el trasfondo de la historia de las tíos de tu madre, hay mucho amor. No hay para mi nexo de unión más grande que la familia, al menos eso es lo que pensaba hasta que este mundo Blogger se fue abriendo camino en mi vida, absorbiéndome por completo, hasta fusionarse y formar parte incuestionable de mi vida. En este mundo Blogger hay de todo, y se ve de todo, pero en un momento dado y sin casi darnos cuenta vamos formando un círculo de amigos cada vez más amplió, pero sin que se moleste nadie, no todos son lo que aparentan ser, o lo que dicen. Pero si de algo estoy segura es de que tengo en ti y en el resto de nuestra princesas (Amigas y blogueras) un grupo de amigas para toda la vida, eso se siente, y se sabe, aunque no estemos todo el día (como antes) pegadas a la pantalla, sé que si os necesito, ahí os encontraré. Una historia Preciosa con banda sonora incluida, de las que a mí me gusta tararear cuando ando metida entre fogones, no digo cantar porque Dios no me regaló ese don, ¡qué más quisiera yo! Y si lo hiciera entonces ya te digo yo que la virgen de la Cueva se quedaría sin trabajo, porque no haría falta que hiciera un milagro para que lloviera, Jajajaja.
    Lo que está lloviendo ahora son ríos de lágrimas de emoción al ver tu deliciosa Tortilla, y porque aprecio a tu marido le perdono que se haya comido el primer trozo sin esperar a que yo llegara, jajajaja. Pero adviértele que el resto ni tocarlo, porque me la llevo enterita para nuestra colección, que cada día luce más bonita, y con las Tortillas más ricas de toda la blogosfera.
    ¡Ea, he dicho y punto! Jajajaja.
    Besitos y muchas gracias por tan magnifico regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes princesa todas para una y una para todas 😘😘

      Eliminar
    2. Amigas para siempre, aunque suene tópico, es verdad ❤️

      Eliminar
  2. Hay sabores, olores, y alimentos que nos traen recuerdos entrañables. Gracias por compartir un pedacito de ti, y de la receta. Que el club de las buena tortillas crece, y eso esta bien. No hay nada tan nuestro como una buena tortilla. Un beset

    ResponderEliminar
  3. Las recetas que mejor nos salen son las que evocan historias que nos han calado por una u otra razón. Mi blog se llama así en recuerdo del huerto de mi abuela, por eso puedo entender cuánto significado encierra para ti esta tortilla que tantas veces habrá cocinado tu madre acompañada de las historias anheladas de su familia. En casa también se ha hecho siempre tortilla de habas y de guisantes y desde luego es para que tengan su hueco en el blog de Concha, si no, les faltaría algo.
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. Aiss mi niña, como me has emocionado, lo has contado con tanto detalle que parecía que me encontraba allí.
    Que suerte tuvo tu madre y que buena receta nos han dejado.
    UN ABRAZO TESORO, DISFRUTA DE LA VIDA ^:^

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Elisa!! Hoy me perdonas, pero me ha gustado más la historia que la receta, y mira que me gustan siempre tus recetas, pero imposible superar a esa historia. Y es que a mi me encantan las historias antiguas, y más cuando son verídicas, no sé, es que me meto totalmente en la historia, imagino las caras de los protagonistas, sus ademanes, sus casas...Muchísimas gracias por contarnos un pedacito de la historia de tu madre.
    Bueno, la tortilla es estupenda, aunque se haya visto un poco relegada por esta bella historia, y Concha tan contenta de ver esta delicia. En mi casa, en tiempo de habas, las tortillas también eran una forma común de consumirlas, pues mi padre también tenía siempre en el huerto. Ahora, prácticamente ya no cultiva nada, está ya un poco cansado del huerto. Mientras tanto, disfrutaremos de tu tortilla. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Que historia tan bonita, me encanta cuando explicas cosas de tu madre, me la imagino como una reina en casa de sus tios y me pongo en escena de el día
    que paso esa procesion y sono esa saeta se me ponen los vellos de punta.
    Anda que no Elisa que contenta estará Concha está semana por partida doble de tortilla para su club estará que no cabe en ella.
    Te ha quedado riquísima y con ese toque de la hierbabuena allá hará especial, tomo nota para la próxima que haga yo.
    Si te descuidas no le haces ni foto, imagino a tu marido dándote prisa para probarla jeje, le mando un beso y otro muy grande para ti preciosa

    ResponderEliminar
  7. Pintaza tiene esa tortilla con habas tiernas ( aqui le llamamos Peliqueiras ,en el blog hay varias recetas publicadas con ellas ).
    Tomo nota en cuandto me las de mi tia te copiteo , nunca he echo tortilla con ellas y no dudo lo mas minimo que este de rexupete ,te ha quedado de relujo , seguro que a Concha le encantara tu tortilla.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  8. Elisa, tiene una pinta espectacular seguro que está deliciosa y además es super sana, una gran idea. Un besote y feliz jueves!!

    ResponderEliminar
  9. Elisa qué bonita entrada. Ya sabes que yo soy muy de contar recuerdos que me traen las recetas y leer los tuyos (aunque sean prestados por tu madre) ha sido una maravilla. Si esa saeta a dúo se hubiera producido ahora se habría hecho viral, pero al menos el recuerdo perdurará a través de la historia que has contado en el blog.

    Cuando he visto la receta, sin leer la entrada, he pensado inmediatamente en la Semana Santa. En mi casa todos los Viernes Santo hay varias tortillas para comer (amén de otros platos que creo he relatado en mi entrada de hoy) así que la tuya me ha hecho pensar en ese día.

    Estoy segura de que Concha estará contentísima ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  10. Querida Elisa,
    Que bonita historia de peincipio a fin. La he leído de cabo a rabo y es nuy enternecedora.
    De la receta ya no digo nada... ¡tan rica como siempre!

    ResponderEliminar
  11. Una historia bien bonita :-)
    la tortilla con hierbas frescas de lujo.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  12. Crecí lejos de la familia la mayor parte de mi niñez y por eso cuando nos reuníamos, nada me gustaba más que escuchar historias de los abuelos y tíos así que entiendo que guardes las tuyas como un tesoro. La cocina es el lugar de la casa más propicio para las confidencias y las historias familiares, y si encima después hay una tortilla como la tuya, doble regalo!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. QUE bonito recuerdo Elisa , mi abuelas también eran de contar historias y a mi me encantaban ,me pasaba las tardes enteras escuchándolas ,la tortilla una pasada ,a mi las habas no me gustan mucho pero a mi marido le encantan y seguro que en la tortilla le van a encantar
    bss

    ResponderEliminar
  14. Que rica en casa tambie la hacia madre besitos

    ResponderEliminar
  15. Elisa, no sé si te lo han dicho, eres una excelente narradora, excelente. Tienes una capacidad increíble para hacer meter a tu lector en ese camino hacia el mercado cuando lo paraban para comprar las verduras o ese silencio en esa noche y solo cantando ellos una saeta. Al hablar de los años 30 ya me imaginé la ropa, la vestimenta, el silencio, la oscuridad de esa noche de penitencia.
    Un precioso relato.
    La tortilla, rica, a mí no se me ocurren esas cosas para las tortillas y eso que soy muy creativa. Tú me ganas.
    Muchos besos y disfruta en la S. Santa todo lo que puedas.

    ResponderEliminar
  16. Que bonita entrada Elisa!!!!!
    Que hermosos recuerdos y que sentimientos tan bien explicados....gracias por compartirlos....
    Han cambiado mucho las cosas, pero es muyy bonito mantener a nuestros seres queridos que ya no están en nuestro corazón, así manteniendo estos recuerdos los tenemos aún con nosotros.
    Me ha encantado la historia de los tíos dd tu madre...que emocionante imaginarlo minando a tu madre o cantando esa Saeta...
    Y cambiando de tercio....OLEE Y OLEEEEE por esta tortilla!!!!!
    Concha la va a poner una medalla de oro, eso seguro..con la mía ya cuentas;)
    Un besazoooo :)

    ResponderEliminar
  17. Hola! me encanta la idea, de mezclar las habas para la tortilla, me chiflan, lo probaré, pues una vez las hice con jamoncito y me gustaron, con la patata tiene que ser una veradera delicia, besos!

    ResponderEliminar
  18. Guardame un trozo!! le has puesto las habas como a mi me gustan con su piel, son las mejores tiernas y con la piel. Yo suelo hacerlas salteadas con jamón o con cebolla, pero me guardo esta tortilla porque tiene que estar de rechupete!!Bs.

    ResponderEliminar
  19. Qué bonitos recuerdos lleva tu receta. Se nota el amor que has puesto en ella. Supongo que a estas alturas ya no quedará un trozo para mí je je. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Elisa, qué sería de nuestras vidas sin esas historias familiares? Seríamos una página en blanco, tristes y aburridas. Esas historias y vivencias son tan profundas que nos marcan y no importa qué ni el tiempo, siempre estarán con nosotros, es nuestra herencia familiar.
    Tu tortilla muy provocativa, perfecta para el club, Concha va a estar super feliz!
    Besos y feliz Semana Santa!

    ResponderEliminar
  21. Querida Elisa. Una historia preciosa y muy emotiva. Me has emocionado.
    No soy mucho de habas pero tiernas crudas se comían aquí con una pataqueta.
    Ya veo lo bien que te ha quedado.
    Besos y feliz día.

    ResponderEliminar
  22. Te puedo asegurar que a mi marido le va a encantar, con lo que le gustan las habas.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  23. Hola guapa que bonitos tus recuerdos, los has contado de una forma tan entrañable que emociona. La tortilla debe estar de muerte sólo ver el corte se me hace la boca agua. Feliz semana Santa .Besos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Elisa!!! Una bonita historia y una rica receta. Las tortillas nos gustan casi todas pero esta de habas nos encanta.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Hola guapísima !!!
    Desde luego hoy te has lucido a base de bien, porque has hecho una de las entradas más bonitas que he leído ultimamente. Tantos recuerdos del pasado y recuerdos que además son heredados, ni siquiera tú los viviste, sino tu madre y con qué claridad de detalles los llevas en la memoria.
    Me acuerdo siempre de tí en estos días, preparando los dulces de Semana Santa no lo puedo evitar, el martes hago Hornazo, que he prometido llevarlo a la ofi y los tengo a todos pendientes ese día a la hora del café jaja
    De verdad, qué bonito todo y bueno, la tortilla para repetir dos o tres trozos, si tu marido nos deja jajaja que lo veo difícil.
    Estarás hoy viendo La Burrita me imagino, pues a disfrutar y después las torrijas en casa.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  26. Esto es una señora tortilla!!
    Me has dejado mirándola un buen rato. Menuda pinta más rica!!
    De buenas me presentaba en tu casa jeje

    Besos y felices fiestas!!

    ResponderEliminar
  27. Uala! nunca he probado la tortilla de habas, y tiene una pinta maravillosa!
    A ver si consigo habitas tiernas, si no, usaré de las otras pero las desgranaré, porque tiene una pinta deliciosa.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  28. Ay que bonito Elisa!!! Me has puesto todas las pieles de gallina!! Me imagino al tío Mateo cantando al atardecer de un verano cálido...y a la tía Carmen mirando a los ojos de tu madre y cantándole una bellísima copla, de esas de sentimiento y pasión desbordada...Una entrada que ha dejado en segundo plato a tu deliciosa tortilla de habas y patatas con el toque picarón de la menta. Bss princesa.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Elisa:
    ¡Qué historia más bonita! Maravilloso lo que me cuentas de los tíos de tu madre cantando a dúo. ¡Qué lindo! A buen seguro que al no tener hijos, cuidaron a tu madre como quien lo hace de un tesoro. Una de las cosas que nos acompaña a lo largo de nuestra vida son los bellos recuerdos y, por lo que cuentas, tu madre tiene muchos.

    Esta tortilla de patatas y habas tiene que estar deliciosa, y más con productos propios del huerto. De buena gana me comía un trozo ahora mismo.

    Besos gordotes, que pases una estupenda Semana Santa.

    ResponderEliminar
  30. Fijate nunca se me habia ocurrido mezclar estos dos ingredientes que buena idea me has dado!!besos

    ResponderEliminar
  31. Deliciosa esta tortilla, Elisa. Me encantan las habas y esta tortilla debe estar buenísima. Bsss y feliz Viernes Santo.

    ResponderEliminar
  32. Hola Elisa! Lo bueno de tener un blog es que también podemos contar un poco de nosotros cuando nos apetezca y la verdad que me gusta mucho más una receta cuando viene con una historia tan bonita como la tuya. Nos cuentas una parte de la vida de tu madre, nos enseñas un poco de ti y eso vale más que mil tortillas jeje! Pero oye, también me quedo con la tortilla jaja! Ya habrá desaparecido por completo pero virtualmente me llevo un buen trozo a la boca, la pinta es de la muy buena y no me extraña que Concha haya disfrutado tanto con ella jaja! Y tu marido!! Jeje! Un besote fuerte!

    ResponderEliminar
  33. Qué recuerdos tan bonitos y entrañables, Elisa ¡Cómo nos metes en situación, parece que estuviéramos allí viendo a tus tíos y tu madre! La tortilla me parece perfecta para ésta fecha, qué rica!! ya veo qué contenta se ha puesto Concha y no es para menos, umm
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias por la receta Elisa, doy fe que la tortilla es exquisita!!

    Aunque no he contado con habas como kas que cultivaba tú tío o tu hermano, si han sido las mejores que he encontrado este año en el mercado, muy tiernas.

    Me ha encantado la receta y la historia familiar que la acompaña.

    BESOS

    ResponderEliminar
  35. Casi se me pasa la tortilla! No me habría gustado. Has contado una historia preciosa que seguro te ha emocionado al recordarla... como si no te conociera. Ya no es solo la receta con lo que implica, sino los sentimientos que lleva aparejados.
    Hace muuuuucho que no como la cáscara de las habas, pero no por falta de ganas, simplemente no las veía tiernas, ni me fiaba de los pesticidas que pudiesen llevar. Me gustaban.
    Es una tortilla muy rica, ya te lo han dicho todas. Una más para Concha. Besitos.

    ResponderEliminar
  36. Elisa, es que he estado tan desconectada... que me pierdo las mejores!! Primero el potaje de arroz, y ahora esta estupenda tortilla!! Vaya rica y qué contenta se ha puesto mi hermana, no cabe en su pellejo vamos... Tiene muy buena pinta y ahora mismo me comía una tapita con unos piquitos, que a la hora que es... aún no he almorzado hoy. Besos linda y feliz finde...

    ResponderEliminar

Encantada de recibir y leer tus comentarios. Me importa mucho tu opinión y me ilusionan tus visitas
¡ Muchas gracias y vuelve pronto !

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...