Patatas con Tomate y Hierbabuena

No imagináis las ganas que tenía de  publicar esta receta. Es de mi abuela y nos encantaba. Mis abuelos maternos vivieron en mi casa desde que puedo recordar. Por eso, tengo tantas historias y anécdotas que contar acerca de ellos. La cocina sencilla de mi abuela se quedó en mi casa para siempre. Cuando mis padres salían, le pedíamos sus "papas con tomate". 
¡¡ Ainsss, qué ricas estaban !! Con su hierbabuena fresca recién cortada de las macetas de mi madre, mucho pimiento frito y esa mano que tenía en la cocina, era lo principal.

Curiosamente, mi abuela no sabía cocinar cuando se casó. Ella era la pequeña de 4 hermanas, no es porque fuera mi abuela (jejejeeje ) pero fue la más guapa y la más mimada de la familia. Además, se hizo sastra y trabajaba fuera de casa. Su madre y sus hermanas eran las que cocinaban para la familia.  Cuando se casó con mi abuelo Manuel, dejó la sastrería para dedicarse al cuidado de su marido y de los hijos que vendrían, lo normal de la época. Mi abuela Ángela  no tuvo más remedio que aprender, y salir adelante con la ayuda de sus madre y de sus buenas vecinas. Se convirtió en una magnífica cocinera de platos sencillos, pero suculentos; cocinaba con esmero, a fuego lento y en eso era maestra.

Cuando cocino sus recetas, la veo a mi lado, siempre con su delantal impecable puesto.  A veces hasta le hablo...

Quiero dedicar esta receta a mi amiga Pilar Cabello (La Olla Vegetariana ).  También las tiene publicadas pues cuenta que  su madre las hacía con el mismo mimo y cariño. Y cómo no, a su hermana,  mi Concha Cabello ( De Buena Mesa ) sabiendo que las va a disfrutar, recordando recetas que huelen a su casa y a su niñez.

patatas_salsa



INGREDIENTES

  • 1 k. de patatas nuevas ( pequeñas de guarnición )
  • 1 lata de 800 g. de tomate natural triturado
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 5 pimientos verdes de freír
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de orégano
  • sal
  • huevos 
  • agua
  • 50 g. de AOVE

patatas_tomate

PREPARACIÓN

Lava bien las patatas. Échalas en una cacerola, cubre de agua y ponlas a cocer.


 Retira del fuego cuando estén tiernas y escurre. Deja que se enfríen para poder quitarles la piel. Reserva.


Salsa de tomate

Pon aceite en el fondo de una cacerola. Pica el diente de ajo, corta en láminas y échalo en el aceite caliente junto a la cebolla picada. Sofríe un poco hasta que la cebolla esté transparente y agrega un pimiento verde picado. Sofríe unos minutos y cuando adquieran color , incorpora el tomate triturado, el azúcar, un poco de orégano y sal. Deja que el tomate sofría alrededor de 30 minutos. Cocina a fuego lento.
Cuando el tomate esté listo, agrega las patatas reservadas y deja que cueza todo junto unos 10 minutos más para que las patatas tomen el sabor del tomate.



Mientras, corta el resto de pimientos en tiras, fríelos en  aceite caliente.



Sirve las patatas acompañadas de huevos fritos, las tiras de pimientos y una buena hierbabuena fresca en cada plato , para que cada uno la pique por encima al gusto. 



patatas_cocidas


                                     

Comentarios

  1. estas patatas lo tienen todo Elisa, es verdad que los abuelos tiran mucho, yo solo conocí a mi abuela materna, y siempre recordaré lo mala que era en la cocina y aún así todo lo que hacía lo recuerdo con mucho cariño, es más cuando yo era más mocita todo lo que yo hacía a ella la encantaba, era super agradecida, cuánto la quería, pero ya hace que no está, por eso se de lo que hablas, me ha encantado esta receta y donde este muchos besos para ella ...BESS

    ResponderEliminar
  2. ¡Oooooh, mi Elisa! Me has hecho llorar (hoy tengo el día tonto) no sabes como te entiendo y como me identifico con tu cocina. Como bien dices este plato lo cocinaba mi madre, tal como lo cocinaba mi abuela, y es de esos platos que siempre se recuerdan con cariño, y que cuando lo cocinamos rememora tiempos muy felices, aunque fueron humildes y la comida era más un sustento que un placer.
    Hoy me has hecho muy, muy feliz, y a mi hermana Pilar ni te cuento, bueno que te lo diga ella cuando venga a verte, porque vendrá al olor de estas exquisitas Papas con Tomate.
    Gracias cariño por contarnos estas bonitas historias de tu familia, y que a mí me gustan tanto, ya sabes que me lo llevo con placer y orgullo, y que en breve lo verás en DBM, porque parece mentira, pero yo tampoco lo tengo publicado a pesar de cocinarlo con mucha frecuencia.
    Gracias por compartirlo y gracias por ser siempre mi Elisa ❤️❤️❤️

    ResponderEliminar
  3. El plato no puede ser más rico, de los de mojar y no parar hasta que se acabe. Yo no lo conocía, mi abuela, que también nos ha cocinado mucho, no lo hacía, en mi pueblo no lo tenían por costumbre. Pero lo voy a adoptar para mi mesa porque nos va a encantar a todos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Qué ricas tienen que estar estas papas con tomate. Seguro que tu abuela se pondrá feliz al ver con qué cariño recuerdas y compartes sus recetas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Esas patatas tienen que estar riquisimas yo no las he probado nunca así, a mi no me las había mi abuela pero recuerdo platos deliciosos como hacen todas las abuelas. Que por cierto tu no has clavado, te han quedado de escándalo. Anda deben estar que no caben Concha y Pilar con esa dedicatoria.
    Un beso a las tres.

    ResponderEliminar
  6. Hola Elisa! Qué entrada más bonita, me ha encantado saber un poco más de tu vida y has sabido emocionarnos a todos con tu abuelita bonita ♥ Con tus anécdotas tan tiernas, haces resurgir recuerdos que me encantan rememorar... Yo también tengo una receta de patatas de la abuela pero no tiene nada que ver con la de tu abuela y eso será para otro día jeje! De momento voy a comentar tu receta que me parece estupenda, es un plato completo y lleno de sabores que da gusto comer con una onza de nostalgia pero por eso es tan especial!! Y no dudaba lo feliz que harías a nuestra Concha con ésta receta jajaja!! Un besote fuerte preciosa Elisa :)

    ResponderEliminar
  7. Hola guapísima !!!
    Desde luego que sabes hacerme babear mi querida Elisa. No conocía este plato, pero lo pienso copiar como muchos otros de tu cocina, además sabes que cuando vienen con historia familiar me saben doblemente ricos.
    Me imagino a las dos Cabello, locas de contenta y con los sentimientos tocados, porque estos detalles llegan dentro y gustan a rabiar. A la única abuela que conocí fue a la paterna y el único plato que recuerdo de ella era el arroz con bacalao y las magdalenas con aceite de oliva . . . habrá que ir sacándolo a pasear por el blog alguna vez jajaja
    En fin, que me ha encantado pero que mucho, y que saco ahora mismo la hogaza de pan y me iba a tu casa a mojar buenas sopas :)
    Besotes gordos mi niña.

    ResponderEliminar
  8. Una receta sencilla y exquisita! Un besazo.
    http://solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Delicioso plato Elisa , me gusta mucho y lo hago muchas veces,. Un beso 💋

    ResponderEliminar
  10. Como nosotros siempre decimos las recetas de la yaya y de la mama son las que siempre animan nuestra cocina,una receta deliciosa,un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. que buenas,las patatas en la epoca era comida del dia a dia, y la verdad un plato delicioso que me recuerda al de mi madre patatas a la andaluza el sofrito el mismo y las patatas cortadas y fritas en rodajas gorda que iban al sofrito a cocer y listo, la verdad unas recetas dignas de recordar y que nos traen grandes recuerdos y sabores, besssssss

    ResponderEliminar
  12. Elisa, que bonita tu entrada de hoy, por lo que leo veo que hoy a todos nos has tocado un poco la fibra. En mi casa hemos comido toda la vida las patatas con tomate pero cocinadas de una forma diferente, mi madre a sus ochentaytantos años las sigue haciendo y mi mujer se las pide porque le encantan.

    Un día de estos tengo que probar como tú las haces.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  13. Las patatas están ricas de cualquier forma así que me comería un gran plato de estas ricas patatas con tomate. Un besote y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué maravilla de plato Elisa! Ya sabes que a mí las recetas que más me gustan son las que tienen sabor a buenos recuerdos. Ojalá estas patatas hubieran formado parte de mi infancia porque tienen pinta de estar absolutamente tremendas, pero nunca es tarde y yo puedo hacer que formen parte de los recuerdos de mi pequeña Lara.

    No es un plato tradicional en mi familia pero nunca es mal momento para iniciar una tradición y te aseguro que estas patatas lo van a ser. Me llevo la receta y espero venir dentro de poco a contarte lo mucho que nos han gustado.

    Una cosita que se me ha ocurrido ¿si son patatas pequeñas y nuevas, con la piel finita, tú crees que podría dejarles la piel?

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cuca, pues yo encantadísima de hagas este plato y sobre todo que guste a tu familia, sobre todo a Lara, sin duda alguna. No sé cómo quedarían con la piel, la verdad nunca he probado ni me había ocurrido. Pero sería cuestión de dejar algunas con la piel y probar . Aunque creo que con la piel tomarían menos sabor de la salsa de tomate.
      Un beso Cuca, mil gracias!!!

      Eliminar
  15. ¡¡Hola Elisa!! A mi me pasó igual, prácticamente no había cocinado nada hasta que me casó, hace seis años que hizo este verano, porque aunque la repostería si que se me daba y la hacía en casa, reconozco que cocinar otros tipos de platos no es igual, y ya me voy defendiendo, pero hay todavía cosas que no suelo hacer, como asados, así que me fijo bastante los que subís a vuestros blogs, bueno, me fijo en todas las recetas saladas en general. Me resultan más fácil hacer guisos, sobre todo en invierno.
    Tu receta de hoy es maravillosa, no sólo porque lo es por si sola, sino por esos recuerdos y esas maravillosas vivencias con tus abuelos. ¡¡Gracias por compartirlo con nosotros!! Besitos.

    ResponderEliminar
  16. Elisa un plato para quitarse el sombrero, me ha encantado, primero por que me recuerda también a mi abuela y a unas patatas parecidas a estas, que a mi padre le encantan. Algún día las pondré, ya verás que son parecidas pero no iguales. De nuevo te digo que este plato es de 10, la cocina de siempre no se debería perder nunca.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  17. Que rica y con su mata de hierbabuena , estas recetas son las que me gustan ami de nuestras abuela que no se tiene que perder besitos

    ResponderEliminar
  18. ¡¡¡ Una delicia...un plato riquisimo no sólo por su receta en sí, sino por su historia, sus origenes y lo que representa: la cocina de nuestros mayores, llenas de sentimiento, pasión y cariño !! Ingredientes en definitiva que hacen que se alimente no sólo el cuerpo, también el alma.
    Besos desde "Mi Cocina"

    ResponderEliminar
  19. A mi me pones ese plato y un buen pan y no me echas de tu casa jaja ,me parece un plato perfecto y echo con el cariño de la abuela ...para chuparse los dedos
    besitos

    ResponderEliminar
  20. Estas recetas que pasan de generación en generación,son las que más me gustan porque aparte de lo buenas que están,es lo que se disfruta cuando se cocinan y tus patatas tienen una pinta estupenda,se ve un plato contundente y sabroso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Qué gustazo de plato, Elisa! siempre me ha encantado, desde chica, pero hoy leyéndote con los recuerdos que compartes me parecen mejores aún, qué post tan bonito!
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  22. Hola Elisa. Me has hablado esta mañana de esta receta y hasta ahora que la he leído y he visto las
    fotos, no me he enterado bien de cómo era. Ya sabes que las recetas de familia, las que conllevan tanto cariño y tantos recuerdos, son las que prefiero.
    Me parece un plato diferente a todos los que conocía y me ha gustado tanto, que creo que no dejaría de mojar pan sin parar.
    Me alegra mucho que lo compartas y que hayas emocionado a Concha porque no es para menos.
    Doble regalo, la receta y todo el cariño que has puesto en ella.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  23. La combinación maravillosa, y lo de preservar las recetas de familia mucho más. No hay que perder las tradiciones familiare, un beset

    ResponderEliminar
  24. Hola tesoro, me he emocionado al leer la entrada, las abuelas son algo especial, la mía para mi también lo era y también cuando me meto en la cocina está presente en muchos de mis guisos.
    Este plato no lo conocía aunque supongo que dependiendo de zonas variará, aquí los huevos de pequeña los comía con pisto, pero que pisto el de mi abuela jajaja.
    Cómo todo lo que lleva en cas nos gusta la voy a tener muy presente a ver que me dicen.
    Por cierto, seguro que Concha ha sido la mujer más feliz del mundo con este plato de su infancia.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  25. Hola guapetona! Qué relato más entrañable y lleno de recuerdos, me ha encantado. Yo también me crie con mis abuelos, siendo muy pequeña mis padres emigraron a Suiza como muchos otros por esa época.Todo se hacía en casa, apenas se iba al supermercado. Mi abuela se las ingeniaba con lo poco que había y todo tenía un sabor increíble. Como esas patatas tuyas, seguro que están buenísimas!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Se ven muy bien tus patatas rojas :-))) y que rica que es la hierbabuena.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  27. No conocia esta receta y no dudo lo mas minimo que este de rexupete nada como las recetas de nuestras abuelas yo solo pude disfrutar de mi abuela partena y aun preparo muchas de sus recetas aunque no saben ni por asomo como las suyas.
    Me ha encantado la receta y el post.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  28. Un plato rico, completo, de los de siempre. Me ha encantado.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Ohhh! a estas horas y con el estomago vacío me tengo que contener y no pasar la lengua por la pantalla. Me parece un plato "brutal" , de los de siempre , si , pero "brutal". Ya me imagino lo rico que debe estar y con el acompañamiento de un buen huevo frito ... ni te cuento. Besos Elisa.

    ResponderEliminar
  30. ¡Qué bonita entrada! Me ha encantado leer lo que comentas de tus abuelos y cómo te viene a la mente tu abuela cuando cocinas, además de verla con su "delantal impecable". Y es que no hay platos más ricos que los de nuestras abuelas que con tanto amor cocinaban. Yo creo que no solo ponían amor, sino también mucha paciencia, le dedicaban tiempo. Bueno, que me lío y me olvido del plato. Nunca comí las patatas con tomate, hierbabuena y con esos pimientos, además del huevo frito. Nunca jamás. Mi abuela preparaba una salsa de tomate que le quedaba de lujo, pero nada que ver con tus patatas con tomate. ¡Me ha encantado! Para mojar pan y dejar el plato limpio, sin rastro.
    Besitos, guapísima.

    ResponderEliminar
  31. Querida Elisa, disculpa que venga tan tarde a disfrutar de este estupendo plato de papas con tomate que me gusta tanto... pero ando liadísima últimamente... ni tiempo para blog tengo; si supieras que estoy publicando algunas recetas antiguas que tenía en la reserva de borradores... pero esta reserva ya ha llegado a su fin... así que a partir de la semana que viene a ver qué hago... jajaja!!

    Bueno vamos a lo que vamos... muchísimas gracias por acordarte de las hermanas Cabello con esta receta tan buena y, con esta entrada, tan personal... el recuerdo de una abuela sé que es precioso y se guardan siempre en el corazón... Yo no conocí a las mías, pero mis hermanas mayores que sí las conocieron siempre me cuentan historias de ellas.

    Deliciosas tus papas con tomate.... hace siglos que no las hago... a ver si me tomo un ratito y las preparo de nuevo que son muy fáciles y están de lujo!! Gracias y un besito enorme.

    ResponderEliminar
  32. Hola Elisa!!

    Que bonito todo lo que nos cuentas!!

    Es que las abuelas por aquel entonces tenían un talento muy especial para la cocina. Yo echo de menos las croquetas de pollo de mi abuela. Qué rica que estaban!!

    Este guiso debe de estar divino con ese toque de pimiento y hierbabuena. Me encanta!!

    ResponderEliminar
  33. Que ricas!! Me encantan estos platos sencillos y llenos de sabor!

    ResponderEliminar
  34. Hola preciosa, qué bonitos recuerdos conservas de tu abuela, eso vale un mundo. Yo no conviví con mis abuelas, a una la perdí de muy niña y con la otra tampoco tuve un trato muy intenso porque vivíamos en otra ciudad. Mis recuerdos son de alguna Navidad, y culinariamente hablando lo que bordaba era la caza, en eso era experta. Recuerdo un paté de perdiz del que ya no puedo tener la receta, por desgracia, y nunca en la vida he comido nada igual.
    Y sobre tu receta, para mi es totalmente nueva. A pesar de ser ingredientes sencillos, y todo lo que quieras, el sabor está en la memoria, pero lo bueno que tiene la cocina es poder adoptarlas y hacerlas tuyas. Desde luego las probaré!!
    Un besote

    ResponderEliminar
  35. Hola Elisa
    Los recuerdos que nos traen muchas de las comidas que preparamos en nuestras casas son preciosos, son comidas sencillas, sin muchas complicaciones pero te sabían tan ricas como un plato de alta cocina, eran platos hechos con mucho cariño...No tengo ni la menor duda de que estas patatas tiene que estar muy ricas, la pinta lo dice todo y la verdad es que dan ganas de pinchar una patata solo con ver las fotos, buenísimas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Que maravilla de receta simple facil de preparar. La haré hoy mismo
    y el huevo se ve tan delicioso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Encantada de recibir y leer tus comentarios. Me importa mucho tu opinión y me ilusionan tus visitas
¡ Muchas gracias y vuelve pronto !