Galletas Fritas

 Ya de vuelta después de tomarme unas pequeñas vacaciones. Necesitaba desconectar un poquito y vengo más animada y con muchas ganas. A veces, la rutina empieza ser una carga. Contenta, pues ha sido una semana muy bonita, diferente pero hemos disfrutado mucho con visitas a nuestras Cofradías en las iglesias, paseos por la ciudad, y en la mesa no nos han faltado las recetas y platos más tradicionales  de nuestra gastronomía típica de Cuaresma. Creo que no se puede pedir más dadas las circunstancias, ha sido diferente pero, al menos, no hemos estado confinados como el año pasado. 

Este año teníamos muchas ganas de volver a hacer galletas fritas, son adictivas, ya os lo digo de antemano, y pocos se conforman con una. Recuerdo que mi madre las hacía y no daba tiempo ni a que se enfriaran, aparecía el plato y nos lanzábamos a ellas. Recuerdos que mantengo en mi memoria, de una Semana Santa llena de imágenes, aromas y sabores que evocan momentos muy felices.

¿Merendamos? 


INGREDIENTES

  • 3 rulos de galletas María hojaldradas
  • 2 sobres de flan Chino Mandarín (puedes hacer crema pastelera, pero yo he seguido la receta tal como la hacía mi madre). 
  • 1 vaso de leche para mojar las galletas
  • 2 huevos para rebozar las galletas
  • azúcar y canela para rebozar las galletas
  • aceite de girasol para freír las galletas

PREPARACIÓN

Prepara el flan para el relleno de las galletas, tal como indican las intrucciones del paquete. Deja que cuaje y se enfríe. También puedes hacer una crema pastelera.
Coje una galleta y cubre con una cucharada de flan, sé generosa, pon otra encima y aprieta un poquito para que se unan bien. Pon en un plato la leche y en otro los huevos batidos. Moja las galletas en leche y después en huevo. Deben quedar bien mojadas pero evita que se partan. Fríe en abundante aceite caliente. Ve pasándolas a un plato con papel absorvente para evitar el exceso de aceite. 
En un bol mezcla el azúcar con la canela y reboza las galletas cuando se hayan templado un poco.


¿Quieres una?











Comentarios

  1. Elisa yo si quiero! Una,dos y tres...estas galletas hace tiempo que no las hago creo que en el otro blog las tenia 🤔lo que si recuerdo es que están de miedo😋 besinos preciosa

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches.Ya hace mucho que no paso por los blog ni tampoco el mio por razones de salud pero ya va la cosa mejor.A mi yerno se las preparo tal cual y le encantan.Ya estaremos mas en contacto en facebook nos vemos a menudo. Bsss paisana.

    ResponderEliminar
  3. Jo que ricas Elisa, nunca las he hecho pero tengo que probarlas, porque tienen una pinta imponente, un buen broche para terminar tus mini vacaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. También a mi me traen muchos recuerdos y todos buenos, en casa las hacía mi abuela y no he vuelto a comer otras como aquellas, aquí los sentimientos juegan un papel importante, todo el cariño que le tenía iba unido a las galletas, ya me parece que no saben igual. Pero estoy segura que las tuyas han quedado tan buenas como se ven y os habéis dado un buen festín.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. ¡Impresionantes tienen que estar!
    Nada más verlas me han recordado a los abisinios que probé por primera vez cuando llegué a esta tierra castellana.
    Y la verdad es que han despertado mi curiosidad, te han quedado de diez y tienen que estar buenísimas.
    Para completar están a mi altura, con tus explicaciones seguro que me saldrán comestibles.
    Cariños y mi agradecimiento.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  6. Ricas y apetecibles a cualquier hora, un beset

    ResponderEliminar
  7. Que ricas estan estas galletas en el que todo lo tradicional es un autentica maravilla y aqui sobradamente existe la tradicion en el que una galleta asi entra ganas de comerte la bandeja entera. Besitos

    ResponderEliminar
  8. Ely, Ely lo siento se me fue la F :-(((

    ResponderEliminar
  9. Hola Elisa. Me alegro que lo hayas pasado muy bien. Cambiar la rutina es gratificante y hace que la sensación de cansancio desparezca. Pero la verdad es que ya estamos bastante cansados con tantas prohibiciones que no sé si tienen algún sentido, bueno sí, comprobar como disfrutan nuestros gobernantes dictando decretos a mansalva para que así veamos el poder que tienen. Creo que se extralimitan pero les da igual, ellos a lo suyo.
    Yo no me limitaría cogiendo solo una de estas galletas porque la verdad es que viéndolas con ese relleno la boca se hace agua. Lástima no estar más cerca para pedirte algunas jj.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que ricas , tengo ganas de hacerlas besitos

    ResponderEliminar
  11. Espectaculares Elisa, nunca las he preparado y como bien dices tienen que ser un vicio para no parar.
    Un besote y feliz semana.

    ResponderEliminar
  12. Madre mía que delícia para el paladar!!!
    Creo que no podría parar de comerlas.
    Me alegra leer que has disfrutado de estos días
    BESOS ELISA ^:^

    ResponderEliminar
  13. Ains......... Elisa ,que recuerdos de mi niñez ,me trae esas galletas rellenas,hemos empezado las dos este mes de abril con dos recetas tradicionales en nuestras casas,creo que voy a volver a prepararlas y no tardare mucho te lo aseguro porque se lo voy a llevar a mi madre para sorprenderla
    Muchos besitos preciosa¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  14. No se pueden poner esos primeros planos de las galletas, nooo…., eso está muy feo, ¿no ves que así es imposible resistirse a la tentación de hacerlas? Y luego me quejo porque los dulces fritos me sientan fatal y es que, con ese aspecto es imposible comer sólo una, que me conozco, pero es que están diciéndome "cómeme".
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Buuuuf, me has dado un bocado exquisito que tendre que probar! Madre mía, que cosa tan rica!

    ResponderEliminar
  16. Hola Elisa.
    Que delicia de galletas!
    Hace mil años que no las como, pero me parecen riquísimas. Que antojo,
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  17. Elisa que bueno que te hayas dado unos días, siempre son necesarios ;)
    y también que bueno que hayas podido disfrutar de seres queridos, por acá la cosa esta peluda y claro estuvimos en casa encerrados en medio de 6 semanas seguidas de banderas negras. Pero no quiero hablar de ello..., mejor miro a tu cocina feliz con estas delicias entrañables de tu madre, te confieso que nunca había visto galletas fritas, se ven maravillosas, que cosa más rica estas galletas con esa crema, me derrito!!!!!!, se ven impresionantes y celestiales. Las guardo ;)
    Te mando un beso grande, buen inicio de semana

    ResponderEliminar
  18. Es verdad Elisa... En esta Semana Santa hemos podido conformarnos con visitar los templos, pasear y darnos algunos caprichos gastronómicos. .. todo un logro en comparación con el año anterior, estamos aprendiendo a lidiar con el miedo y seguir viviendo.

    Una manera ha sido mantener las tradiciones dentro de lo posible y en la cocina no hay que privarse de nada, que gusto da ver esas galletas ....no me quiero imaginar como será probarlas.... así que me guardo la receta.

    BESOS

    ResponderEliminar
  19. ¿Te quieres creer que esta Semana Santa es la primera vez que hemos probado estas galletas fritas? Ni siquiera sabíamos de su existencia hasta que una compañera de trabajo le trajo unas cuantas a una de nosotras como regalito... Y lo cierto es que, tal y como dices, son adictivas ¡y no puedes para de comerlas!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  20. Así las hacía mi madre también, qué recuerdos tan bonitos , siempre nos abrazarán en la memoria con mucho cariño.
    Ya me imagino lo que las habéis disfrutado.
    Un besín Elisa.

    ResponderEliminar
  21. ¡¡Hola Elisa!! La de tiempo que hace que no como estas galletas. Mi madre también nos las solía hacer, muy de vez en cuando, pues ella no era mucho de dulces, no era nada golosa y los dulces en mi casa, brillaban por su ausencia hasta que me dio a mí por la adolescencia y fui la repostera oficial de casa, ja, ja.
    Es un dulce fácil de hacer, aunque llevan su proceso, claro está, pero te saca de un apuro cuando tienes que hacer algo dulce y no tienes nada por casa.
    Por cierto, en este descanso bloguero que has hecho, hice una receta tuya, bueno, la he hecho dos veces ya para cenar. Como he estado muy liada la puse en el blog, pero no la subí a Instagram. En esta semana, que estoy de vacaciones de Semana Santa, la subiré a mi storie y te etiquetaré para que veas qué receta he escogido. Besitos.

    ResponderEliminar
  22. Wala! No las conocía, pero desde luego dan ganas de probarlas Besitos preciosa!

    ResponderEliminar
  23. Madre mía que de recuerdos, las galletas fritas son lo más y mira que ya no las he vuelto a probar, son una bomba deliciosa, que buenas se ven las tuya por diosss, manda una docena jejeje
    besitoss

    ResponderEliminar
  24. Hola Elisa!!
    Veo la foto y me entran unas ganas tremendas de morder esa galleta que hasta los dedos me llevo jeje
    Estos postres de nuestra infancia, sencillos pero deliciosos y sin complicarnos a grandes laberintos.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. mmm... Que buenas , hace mucho que no las como ,las hacia mi cuñada y que ricas
    estas tienen una pinta buenisima
    besitos

    ResponderEliminar
  26. Elisa por favor!!! Qué maravilla de galletas ¿no? me encantan. Desde luego que la elaboración con ingredientes de toda la vida y bañadas en flan, ummm qué ricas deben saber. No me extraña que sean adictivas ¡menudo peligro!
    Deliciosas.
    Me alegro que hayas podido desconectar y disfrutar en la medida de lo posible de la Semana Santa y sus tradiciones.
    Feliz tarde

    ResponderEliminar
  27. Que recuerdos más bonitos me traes con estas galletas, creo yo que son uno de los dulces que todos hemos comido de pequeños y que a veces los tenemos olvidados con lo ricos que están.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Encantada de recibir y leer tus comentarios. Me importa mucho tu opinión y me ilusionan tus visitas
¡ Muchas gracias y vuelve pronto !

Print Friendly and PDF