Bienvenida Primavera

 Más que nunca, tenía ganas de que llegara la primavera este año. Quizás por cambiar, por el deseo de que pase el tiempo para volver la deseada normalidad, a nuestra vida anterior... Y ciertamente ha llegado. 

Hoy he recordado, mientras terminaba unas labores de costura, aquellos años de mi niñez cuando llegaba la primavera. Ya os he contado que mi madre cosía de ensueño, cada nueva temporada hacía nueva ropa y renovaba nuestros armarios. Pero la que más me gustaba era la de primavera. Ella me llevaba a elegir telas a una tienda de tejidos en Huelva llamada Sederías Gran Vía, situada en una calle muy comercial del centro. Allí estaba Pepe, amigo de mi madre desde niño que nos atendía de maravilla detrás de un gran mostrador de madera oscura al que yo llegaba de puntillas. Tras él, se alzaban las telas perfectamente enrolladas y colocadas en estanterías. Me fascinaba cuando comenzaba a sacar aquellos estampados tan bonitos, piezas enormes de tela que iba desenrollando para que mi madre pudiera ver más de cerca y, así, comprobar la calidad de ellas. A mí me elogiaba diciéndome lo guapa que estaría con esos vestidos nuevos que mi madre confeccionaría con maestría. Mientras ellos hablaban de calidad, de confección, de metros necesarios... otro dependiente, un señor mayor con gafas pequeñas y cara de buena persona, el señor Meira, me obsequiaba con algún caramelo. Al final, la voz de Pepe, llamando a Pepito, el chico de los recados y aprendiz, pidiendo que embolsara todas las telas que mi madre necesitaba. 

Después, merendábamos en una cafetería y, de vuelta a casa, mi madre me describía como serían los nuevos vestidos que estrenaría en la nueva temporada... Al llegar, las enseñábamos a mi abuela que nos esperaba encantada disfrutando de todo lo que habíamos elegido. 

A mi hogar también ha llegado la primavera y es momento de renovarnos. Tengo mil cosas entre manos que iré enseñando poco a poco. Hoy es el turno de estos bolsos tan coloridos que alegran la vista. 

¡Vamos a llenar color la primavera... ! ¿Te animas?

MATERIALES NECESARIOS

  • polipiel lisa para exterior, borla y flor
  • tela estampada de algodón para el interior
  • guata
  • hilo para coser a a máquina
  • tijeras
  • cutter rotatorio (es opcional pues para cortar puedes usar tijeras, pero el cutter es más preciso para realizar los cortes)
  • tabla de corte (en el caso de utilizar cutter)
  • tijeras 
  • metro o regla de corte
  • cierres de imán
  • cadena para las asas



Con los mismos materiales, haciendo formas diferentes y dejando volar tu imaginación, podrás confeccionar mil bolsos diferentes. 









 



Comentarios

  1. ¡Madre mía, Elisa! No sé qué me ha gustado más, si tus alegres bolsos, ideales para el buen tiempo que se aproxima, o tus recuerdos de esa tienda de telas y meriendas con tu madre. Nosotras también vivimos momentos similares, mi madre compraba telas para cada estación, mi hermana mayor desde que con nueve años aprendió a coser, era quien nos hacía los vestidos. Mi madre solía comprar metros y metros, a veces era el mismo estampado con diferentes tonos de color, pero siempre nos vestía a todas iguales, como muñecas Matrioska., eso sí, teníamos la libertad de elegir qué modelo queríamos que nos hiciera, para que cada una se vistiera a su gusto, yo odiaba las tirantas y las mangas a la sisa, prefería los vestidos con manga corta o de farol, cosa que ahora no me pondría por nada del mundo, Jajajaja...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. "De casta le viene al galgo". Has heredado la afición y el buen hacer de tu madre. La mía también es modista y algo me enseño de jovencita, lo poco que se, pero como no le puse excesivo interés, tampoco se hacer demasiadas cosas. Esos bolsos son de profesional, si te dieran un trozo de piel auténtica los harías igualmente. Se nota que te gusta porque cada día te superas.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Que bonitos, nos vas ha tener que dar clases de costuras para poder hacerlos besitos

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay qué recuerdos tan bonitos! Me veía en esa tienda con vosotras a la vez que recordaba el olor de las tiendas de telas que visitaba con mi madre y mi abuela cuando era pequeña. Antes todo era de otra manera, la verdad.

    Los bolsos son una maravilla. Parecen sacados de cualquier tienda, 100% de temporada ¡qué manos tienes amiga Elisa! Disfruta de esta primavera, y ojalá poco a poco volvamos a la normalidad ¡Ah! y feliz día de la madre ¡BEsos mil!

    ResponderEliminar
  5. Elisa, no dejas de sorprenderme con tus hermosas creaciones, este bolso que ni comprado está tan bonito y hecho cuidando cada detalle, los colores preciosos muy primaverales, así como esos recuerdos con tu madre y lo que aprendiste de ella: "hijo de gato caza ratón", felicidades amiga!!
    Besos, y que tengas un buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  6. Hola Elisa, nena lo tuyo es increíble cada vez que haces algo te superas, si hubiera visto la foto en internet sin ninguna referencia pensaría que ese bolso es de marca, te ha quedado tan bonito y está tan bien hecho y rematado que desde luego parece comparado en una tienda, tu madre puede sentirse, allá donde esté, bien orgullosa porque te enseñó muy bien y luego tu has seguido mejorando, a la vista está.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Colorido, colorido :-)))
    Por el centro la primavera solo ha venido por las lluvias de abril, la verdad hace fresquibiris, se necesita chubasquero y prenda abrigadita debajo.
    1 saludito

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Hola!! Yo tengo un montón de ganas de que llegue la primavera, por aquí tenemos todos los días nublados, a ver si la semana que viene por fin nos llega el sol.
    Me han encantado tus recuerdos, ¡qué bonitos! Son alegres y lleno de luz y color. Y así son tus bolsos, llenos de alegría y color. Yo suelo vestir mucho de oscuro en invierno, me gusta el negro también y para el trabajo me visto bastante de este color, ya que estiliza y me hace parecer también más seria, ja, ja. Pero llega la primavera y me apetece vestir ya de colores alegres. Me gusta mucho el rosa, rosa palo y rositas. También para pintarme los labios. Y ya te puedes imaginar lo que me gustan tus bolsos, de ese rosa tan bonito y para alegrar cualquier look. ¡Qué manos tienes! Son preciosos y supongo que con ganas ya de lucirlos. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Yo también tengo muchos recuerdos de las compras mirando telas aún mi madre se entretiene cosiendo algo aunque poco y yo no he conseguido su buena cualidad para la costura nunca le puse mucho interés...tu si que has sido una buena heredera del talento haces preciosidades con tus manitas 😍 me encanta el colorido y las bolsas que son una pasada!besinos wapa

    ResponderEliminar
  10. Hola Elisa. No soy muy de llevar bolso 😂😂 pero que quieres que te diga y es que leyéndote me has traído recuerdos de mi pasada juventud cuando acompañaba a mi madre a las tiendas en Granada especialmente a una sastrería donde nos hacían los trajes ya que en aquellos tiempos pocos se encontraban ya hechos 😂😂 y claro la percha es todo 😂😂.
    Muy bonitos y coloridos los bolsos que has hecho. Se nota que eres una maestra en la costura, te atreves con todo.
    Un abrazo y que pases un buen domingo.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta son divertido, además de bonitos, un beset Elisa

    ResponderEliminar
  12. Creo que cada bolso que nos enseñas me gusta más que al anterior. Te han quedado preciosos y además muy bien cosidos, se le ven las costuras muy bien asentadas.
    Los recuerdos de tu niñez me recuerdan muchísimo a los míos, pues mi madre también nos cosía la ropa y compraba las telas en varias tiendas. alguna con esos largos mostradores de madera oscurecida por el tiempo que tanto me gustaban y siguen gustando. Me encantaba ver al dependiente manejar las grandes piezas de tela como si no pesaran nada, coger la regla de madera y con un movimiento de muñeca medir el corte y por supuesto, pedirle a la niña (yo en este caso) que le sujetara un extremo de la tela mientras empezaba a cortar desde el otro lado. Pero lo que más me gustaba era ir a la mercería a elegir los botones, tan bien colocados en aquellos cajoncitos que tenían uno de muestra al frente. Recuerdo con nostalgia aquella pared llena de cajones también de madera oscura llenos de botones, que iban colocando como pequeños tesoros encima de la tela para ver cuál combinaba mejor...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Nos ha encantado como has descrito esas compras de telas con tu madre, Elisa... ¡Os hemos visualizado a la perfección! Y el color rosa de esa tela tambien nos ha enamorado, por bonito y contagioso. ¡Con esos bolsos vas a vestir la más bonita de las primaveras!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  14. Elisa, acabo de darme una vuelta por tus entradas de costura y veo que eres una artista. Está claro que la creatividad sale en todas las actividades que haces. Me han gustado mucho.

    ResponderEliminar
  15. Pues mira ELISA... a mi también me has recordado, cuando con mi madre íbamos a una localidad cercana a la ciudad donde vivíamos para comprar telas y accesorios de costura.
    Aún parece que veo al señor dejar caer el rollo de tela sobre el mostrador desenroscándolo para que la viéramos bien. Que tiempos aquellos, a veces los anyoro.
    Que decir de tus BOLSITOS; que son una cucada y no tienen nada que envidiar a los de GUCCI, te felicito de corazón porque eres muy creativa y tiene unas manitas de plata.
    BESOS CARIÑO, QUE TENGAS BUEN DÍA ^:^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Encantada de recibir y leer tus comentarios. Me importa mucho tu opinión y me ilusionan tus visitas
¡ Muchas gracias y vuelve pronto !

Print Friendly and PDF