Ropa Vieja

Un buen puchero no puede faltar en mi casa, en cuanto tardo en ponerlo ya empiezan a decirme: Mamá... ¿Cuándo el pucherito?
Hay joyas en nuestra gastronomía, que aunque pasen mil años, perdurarán en nuestras cocinas. Seguramente, todos recordamos ese puchero de nuestra madre o de nuestra abuela, con olor a hierbabuena fresca de la maceta, que con su aroma inundaba la casa cuando llegábamos del cole. Y cómo sabía de bueno...

Yo lo hago con mucha frecuencia, sobre todo en otoño e invierno. Me soluciona muchas comidas, almuerzos más contundentes, cenas más ligeras pues sacando caldo y añadiendo fideos queda una sopa espectacular... Mil cosas podemos hacer con él, pero la ropa vieja elaborada con el resto de carnes, verduras y garbanzos que nos sobra del puchero, es siempre plato obligado.

Como es de esperar, estos restos no pueden ir a la basura; todo lo contrario, lo aprovechamos y hacemos nuestra riquísima "ropa vieja". Seguro que sabéis de qué se trata. Yo la hago tal como la hacía mi madre y mi abuela, a la manera de mi casa. Posiblemente, cada uno habrá heredado la forma de su familia. Si es diferente, no dudéis en contármelo, así podremos saber qué "ropa vieja" se guarda en vuestras cocinas.

puchero_aprovechamiento



INGREDIENTES

  • resto de garbanzos, verduras y carne del puchero
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 diente de ajo
  • 2 o 3 cucharadas de tomate frito ( casero mucho mejor)
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de la Vera
  • sal 
  • pimienta en grano ( opcional )
  • AOVE
  • huevos

PREPARACIÓN

 Troceamos la carne sobrante del puchero ( jamón, ternera, pollo ). Escurrimos bien de caldo las verduras ( apio, patatas, zanahorias... ) y los garbanzos. Reserva.
Pon a calentar aceite en el fondo de una sartén. Agrega la cebolla y el pimiento picaditos. Cuando estén dorados, añade el diente de ajo laminado.


Espera a que esté todo dorado e incorpora el resto de carnes, verduras y garbanzos reservados.


Remueve un poco, sofríe unos minutos a fuego lento todo, añade el tomate frito y el pimentón. Rectifica de sal y pon unos granos de pimienta al gusto.



Deja que cueza un poco más a fuego lento durante unos 10 minutos, para que quede todo bien integrado.
Fríe un huevo por comensal (o dos) y ponlo para acomapañar este delcicioso y completo plato.

De nuevo esta receta se va con mi amiga Marisa G. (Thermofan) donde nunca se desperdicia nada. Su proyecto, donde tengo el gusto de participar:





puchero_garbanzos



Comentarios

  1. La ropa vieja es un plato que en casa no lo he visto hacer nunca, no había costumbre en mi tierra, sí por supuesto el puchero y sus múltiples salidas, como la sopa el primer día, el cocido después agregando patatas o arroz y las croquetas con la carne que sobraba. Una comida de pobres que tanto me gusta por lo que se aprovecha. Ahora también me llevo esta comida de aquí, otra preparación que nos regala el puchero y que tú has bordado.
    un beso.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, Elisa. Siempre, un buen puchero, es bienvenido en casa. Tu forma de hacer la ropa vieja es diferente totalmente a la de mi casa y me gusta mucho más. Me ha sorprendido gratamente y se la voy a pasar a mí hijo porque él es el que la va a disfrutar. Un plato de reciclaje de lujo y muy completo.
    Un placer recibirlo en 1 +/-100.
    Un beso grande y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Hola Elisa!!
    Aquí nunca he visto comer ropa vieja así con las carnes sobrantes, se hacian croquetas, incluso empanada, lentejas pero asi no y me ha encantado, la proxima vez que haga puchero haré ropa vieja, tiene que esgar deliciosa, que bien te ha quedado y con ese huevo encima ya un plato celestal....Bess

    ResponderEliminar
  4. Hace un montón que no pruebo ese plato y te ha quedado con una pinta divina. Un besote y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  5. Me has traslado a mi infancia con el puchero.
    Mi madre nunca ha hecho la ropa vieja, será porque ya nos lo comíamos todo jeje.
    Pero mi tía si que lo hace mucho. No me preguntes su versión porque no la sé .

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Hola Elisa!! Yo no he probado nunca este plato, aunque sé que es una receta muy conocida en nuestra gastronomía, pues aparece en nuestra literatura y hasta en varias películas de época. Con los restos del cocido, garbanzos y demás, aquí es muy típico hacer arroz al horno, que lleva también los restos de garbanzos y de carne. Es muy típico de la Comunidad Valenciana y por eso creo que la ropa vieja, se hace más bien en otros lugares. Sea como sea, lo cierto es que ahora tenemos todas las recetas a nuestro alcance y podemos reciclar las sobras haciendo nuevos y ricos platos como este. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Hija, yo la ropa vieja como tu llamas, van para las croquetas así de esta manera se lo comen todo, lo que no se comerían para acompañar un buen puchero, pero yo de buena gana si me lo comía y también con un huevo frito.
    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Hace tiempo que estoy muy concienciada con el tema del desperdicio alimentario... Mi objetivo en cocina es no tirar nada y que nada se estropee. Recetas como esta son ideales para aprovechar bien todo y ojalá se sigan haciendo siempre. Además de reciclar comida estamos tomando platos deliciosos, y por cierto, ahorrando en la cesta de la compra. Es increíble la cantidad de comida que se tira, si la tradujésemos a euros, más de uno alucinaría. Creo que te ha quedado de vicio, yo la prepara bastante parecido pero nunca he puesto el huevo y la verdad no sé por qué... pues le va de maravilla. Un beso, Elisa.

    ResponderEliminar
  9. Elisa en mi casa el puchero lo hacía mi madre en una olla de esas tan grandes que comía todo un regimiento, pero jamás había odio hablar de esta "ropa vieja" hasta que mi Pepita se casó y se fue a vivir a Madrid, de allí trajo muchas nuevas costumbres y entre ellas la de hace este plato con los restos del puchero, que en su casa desde entonces ya no es puchero, sino cocido madrileño, jajaja; pero que en casa aún seguimos sin hacerlo, ella es la única a la que se lo oímos decir cuando nos contamos lo que hemos puesto de comer cada día.
    Pero que tiene una pinta fabulosa, eso no te lo niego, aunque nunca lo he comido tal cual por falta de costumbre, no por otra cosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Elisa esta receta me trae muy buenos recuerdos , a mi padre le encantaba yo la suelo hacer y acompañarla con huevo, una receta con tradicion si señor besitos

    ResponderEliminar
  11. Hola Elisa.
    Nosotros si la preparábamos aunque un poquito diferente... no mucho...
    pero ya se sabe que en cada casa se le da un toque diferente...
    A nosotros nos encanta... y sobre todo nos encantaba cuando mi madre preparaba esas olla que parecía que iba a comer un regimiento...
    por lo que sobraba para hacer de todo... también con el puchero siempre sacaba un plato aparte donde presentaba las carnes, garbanzos....
    y que nosotros nos poníamos en un plato individual cada cual cogiendo lo que más le apetecía...
    el tocinillo, la morcilla, la carne y los garbanzos machacábamos ligeramente y nos poníamos las botas...que rico estaba... y es que antes todo tenía un sabor diferente.
    Esta ropa vieja tuya está riquísima...
    mi suegra la prepara como esta tuya... y también pillo siempre un buen plato.
    Un besazoooo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Elisa, una receta excelente para aprovechar los restos de comida . Nunca la he hecho pero tiene un aspecto excelente. Así que tomo nota para no perder detalle. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Anda que por aquí abajo no sabemos na de " ropa Vieja " con lo que queda del cocido,o bien del puchero .....hay que reutilizarlo porque es un pecado mortal el no hacerlo
    La receta que has preparado me parece requetebuena......con ese huevito para mojar¡¡¡
    Que maravilla para empezar la semana con estas lluvias ¡¡¡
    Muchos besitos preciosa¡¡

    ResponderEliminar
  14. Elisa sabes que soy de la zona de Jaén y aquí nada de ropa vieja. Pero ni en mi casa ni en la de mis amigos/ conocidos. Con el cocido que sobra al día siguiente o dos después se vuelve a comer añadiendo arroz o fideos . Hay quién hace croquetas con el caldo y la carne y como mucho quién prepara fritos los garbanzos sobrantes en este caso. Pero este plato, así tal cual, yo no lo he comido nunca.

    Creo que el cocido que se prepara en mi zona dista bastante de otros cocidos, como el madrileño o el que tú preparas (sin vivir tan lejos)

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  15. La ropa vieja por acá es bien diferente, es el término que se le da a la carne desmechada o mechada como le dicen en otros lugares, suele prepararse con carne de falda que se cocina en un delicioso sofrito y sirve para rellenar por ejemplo arepas o acompañar otros platos. Ahora, veo que la ropa vieja allí hace parte de un derivado del puchero que por acá sería sancocho (creo) jajajja, bueno como sea, me encanta aprender de términos de cocina de aprovechamiento deliciosa como esta ropa vieja coronada con su huevo, un manjar.
    besos Elisa

    ResponderEliminar
  16. En casa si se hacía ropa vieja, muy parecida a la tuya pero sin tomate. Ya se sabe que en cada casa se tienen costumbres diferentes. Mi abuela hacía una salsa para el cocido con tomate y cominos que estaba para ponerle un piso, era muy sencilla pero estaba espectacular!! La cocina tiene eso tan maravilloso, nos transporta a la infancia o nos hace recordar de repente a alguien y nos saca una sonrisa... Tu lo has conseguido con tu ropa vieja!
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Hola Elisa, qué rico se ve! Me ha llamado mucho la atención el puchero que todavía no alcanzo a saber qué es, si un guiso o una sopa; en mi país la palabra puchero se usa cuando alguien, especialmente los bebés están al punto de llorar, tú sabes, cuando ellos van poniendo sus caritas tristes y la boca compungida, por eso me resulta curioso el nombre para una comida! Por otra parte, nuestra ropa vieja es la carne esmechada, generalmente se usa falda, mas bien en Venezuela no es muy popular ese nombre de ropa vieja mas en otros países del Caribe, nosotros le decimos carne mechada y es un componente principal del pabellón que además lleva arroz blanco, caraotas (frijoles negros) y tajadas de plátano macho maduras y fritas, algunas personas también le agregan huevo, delicioso!
    Así pues, esta comida que nos traes hoy está riquísisma por donde se le mire, besitos!!

    ResponderEliminar
  18. Teníamos muchísima curiosidad por saber que era la ropa vieja, de la que alguna vez habíamos oído hablar... Y mira tu que la tenemos al alcance de nuestra mano una vez al mes cuando preparamos puchero... Hasta ahora, con las verduras, algunos garbanzos y un poco de caldo, preparábamos un puré, y con la carne, croquetas... El próximo día, haremos esta exquisita receta llena de alimento y sabor. ¡Gracias, Elisa!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  19. Elisa aqui no hay costumbre de preparar ropa vieja con los restos de los cocidos ,con las carnes hacemos croquetas y si quedan patata ,verdura y garbanzos se calientan con un poco de aceite en una sarten y se comen asi .
    Te ha quedado un plato de relujo y no dudo lo mas minimo que este de muerte relentisima.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  20. Que rico nunca lo he probado asi que gracias por la receta!!besos

    ResponderEliminar
  21. Qué buena teceta de aprovechamiento. Suelo recurrir a las croquetas con lo que sobra del puchero y me parece una opción muy apetitosa. Tiene un aspecto estupendo. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Ay amiga qué recuerdos me has traído. Mi madre solía hacerlo, ella revolvía el huevo una vez hecho el sofrito y sabía a gloria. Me encanta tu versión con el huevo frito y pimiento verde que soy muy fan. Te lo copio. BSS guapa!

    ResponderEliminar
  23. Me encanta la ropa vieja!! La cocina de aprovechamiento al final es la que más reconforta. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Hace un siglo que no lo como, y con lo bueno que está :) es riquísimo . Besos.

    ResponderEliminar
  25. Madre mía!!! Este es uno de esos platos que te hace llorar de lo bueno que está y si los huevos son de gallinas de las de verdad...ni te cuento!!! Bss

    ResponderEliminar
  26. Elisa, me parece un plato de reciclaje riquisimo, te ha quedado un plato de lujo.
    Besinos.
    El toque de Belén

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Encantada de recibir y leer tus comentarios. Me importa mucho tu opinión y me ilusionan tus visitas
¡ Muchas gracias y vuelve pronto !

Print Friendly and PDF