martes, 28 de febrero de 2017

Albóndigas de Cerdo con Calabaza

Hay una razón, entre otras muchas, por la que me gusta mucho hacer albóndigas. A ellas podemos agregar y quitar mil y un ingredientes, hacerlas de muchas maneras diferentes, de carne , de pescado, de verduras... pero siempre llegamos a la conclusión de que en todos los casos, quedan muy ricas.

Si a las albóndigas les añadimos verduras y hortalizas son excelentes para los que les cuesta comerlas y si son niños, la prueba estará superada. Al igual que las croquetas, son recetas de "camuflaje ", como yo las llamo.

Las albóndigas de hoy son de carne de cerdo pero incorporo la calabaza.  Para la salsa he utilizado tomate entero de lata.  Utilizaremos tanto los tomates como el jugo que llevan. No tiramos nada y aprovechamos todo. En invierno cuesta encontrar unos tomates de calidad, así que recurro a ellos de vez en cuando. Si compramos una marca que nos dé confianza, el plato puede ser muy,  pero que muy aceptable. Siempre digo que como los productos naturales y frescos  no hay nada que se le compare, pero a falta de pan , buenas son tortas.

Podemos acompañar estas albóndigas con patatas fritas, arroz blanco y lo que siempre aconsejo que no falte es un buen pan.


albóndigas_calabaza

INGREDIENTES PARA ALBÓNDIGAS
  • 1 k. de carne de cerdo
  • 1 cebolla pequeña
  • 300 g. de calabaza ( pesada sin la cáscara )
  • sal
  • unas ramitas de perejil fresco
  • 2 huevos ( gallinas felices )
  • 1 taza de miga de pan del día anterior mojada en leche
  • harina para rebozar las albóndigas
  • aceite de oliva para freírlas

INGREDIENTES PARA  LA SALSA
  • 1 cucharadita de Pimentón de la Vera
  • 1 lata de tomate natural entero pelado ( lata de 800 g. )
  • 1 copa de vino blanco
  • 1 cebolla
  • sal 
  • pimienta en grano


PREPARACIÓN

Pon la carne picada en un bol y mezcla bien con la miga de pan mojada en leche ( bien escurrida ), los huevos, sal, perejil picado y los huevos.
Mientras tanto corta en dados la calabaza y pica la cebolla. ponlo todo en un recipiente apto para el microondas, añade un poco de AOVE y sal. Introduce en el micro unos 10 minutos a máxima potencia. Saca y comprueba que está tierna la calabaza. Si no es así, remueve y programa unos 
minutos más. 
Pon la calabaza a escurrir bien, ve aplastando con un tenedor para que suelte todo el agua que tiene y una vez bien escurrida, añade a la carne.



Mezcla para que quede una masa bien unida , forma la albóndigas y reboza en harina.



Calienta abundante aceite en una sartén y ve friendo las albóndigas. Saca a un papel absovente para quitar el exceso de aceite y reserva.



Cuela el aceite y vuelve a ponerlo a calentar en el fondo de una cacerola. Pica la cebolla y sofríe en él.


Cuando se torne transparente añade el tomate de lata muy picado junto con el pimentón. No tieres el jugo que queda en la lata pues lo utilizaremos más tarde. Espera unos minutos a que se sofría todo junto, remueve con una cuchara de madera,



Añade el vino blanco y espera unos minutos más hasta que hierva para que se evapore el alcohol. Pon sal y pimienta en grano.



Introduce las albóndigas en esta salsa. Añade el jugo del tomate de lata que reservamos anteriormente. 



Remueve con cuidado , cuando empiece a hervir nuevamente, baja el fuego y deja que suavemente se concentre la salsa y reduzca.



Ahora sólo nos queda de disfrutar de un buen plato. 
¿ Te animas ?


albóndigas_calabaza


albóndigas_calabaza



domingo, 26 de febrero de 2017

Migas de Santa Bárbara ( de mi padre )

Santa Bárbara es un pueblo de la Provincia de Huelva, concretamente de la Sierra del Andévalo. Un pueblo de casas blancas, calles empredadas, precioso y acogedor. Posee una gastronomía espectacular, siendo la cría del cochino alimentado con bellota, entre otras actividades, el modo de vida de muchos de sus habitantes. Entre ellos, el de  mi familia paterna. 

En este pueblo nació mi padre y como no podría ser de otra forma, hoy en mis fogones se cocina a su manera. Las migas de Santa Bárbara son exquisitas y quizás, por la sencillez de sus ingredientes, se convierte en un plato único. Una receta que no podría faltar en "Que no te falte un perejil", pues se trata de una de esas joyas gastronómicas que debemos mantener en nuestro recetario. 

Hoy ha sido mi padre el que se ha puesto delante del perol. Mientras cocinaba, me iba contando algunas anécdotas y cómo se comían y se cocinaban en  antaño.

Las migas se hacían por la mañana, de madrugada casi, para que los trabajadores comieran contundente, antes de salir al campo al amanecer, ante una dura jornada de trabajo. Los estómagos debían ir bien llenos y cargados de energía. Se cocinaban en los cortijos, donde al calor de la chimenea se hacían a fuego lento. Un gran perol se colgaba de una cadena dentro de la chimenea para que la candela no le diera directamente y, poco a poco, el olor a ajo y pan iba inundando la estancia. Se acompañaban con vino, aceitunas, rabanillas, naranjas , sardinas, huevos y las terminaban con un buen tazón de café pucherero con leche. El perol se llevaba a la mesa y los hombres se iban acercando a comer directamente de él. "Cazuelita de pan en mano" y, sin remilgos, daban buena cuenta de ellas.

De esto hace ya mucho, fueron otros tiempos que quedaron en el recuerdo.

Espero poder transmitir el cariño con que se han hecho y más, cómo las hemos festejado y disfrutado toda la familia en mi casa. 

Esperamos que mi padre, el abuelo Gonzalo, nos siga haciendo muhas veces,  estas migas tan nuestras y tan suyas.

Mi madre las hacía de otra manera, pero... esa historia será otro día.


migas_Santa Bárbara



INGREDIENTES



  • 1 pan de pueblo bien grande
  • 2 cabezas de ajos
  • 1 o 2 patatas medianas
  • sal
  • aceite de oliva suave 
  • 1 vaso de agua

Para acompañar:


  • naranjas
  • vino mosto ( nosotros tomamos mosto del Condado de Huelva )
  • aceitunas
  • rabanillas
  • sardinas asadas
  • huevos fritos
  • café con leche ( cuando ya se dejaba de tomar el vino, lo susutituían por café )





PREPARACIÓN

Lo primero que haremos es rebanar el pan, rebanadas finas, de medio centímetro ( más o menos ).




Mientras tanto pondremos aceite a calentar en  un perol bien grande ( 400 ml. de aceite, tenéis que tener en cuenta que hemos cortado mucho pan, si es menos vuestra cantidad habréis de reducir la cantidad de aceite ).
Una vez caliente, echamos un trozo un trozo de pan para saber si el aceite está en su punto, empezará a chisporrotear. Retira el aceite del fuego, quita el pan y espera a que se temple.




Volvemos a colocar el perol al fuego, ponemos fuego bajo, y vamos poniendo tandas de pan. 




Cuando hayamos colocado casi la mitad del pan que teníamos cortado, añadimos los ajos enteros , sin pelar.




Ponemos también las patatas peladas, cortadas en rodajas, con un poco de sal.



Colocamos encima el pan restante.





Ahora es el momento de añadir al agua , bien repartida por toso el pan. Sin mojarls demasiado, deben quedar húmedas simplemente.



Ahora habrá que esperar, seguimos siempre a fuego bajo para que no se queme la base. Estarán listas para darles la vuelta, cuando al poner la mano encima del pan y hacer un poco de presión sobre él, se mueuvan sin esfuerzo en círculo.
Es hora de darles la vuelta. Se hace con una tapadera que cubra el perol, como no la tenía tan grande, me las apañé ( eso sí me tocó a mí, jejejejeje ), con dos paletas de cocina. Se da la vuelta como si se tratara de una tortilla.
 Esperamos a que se hagan por el otro lado y recuerda, siempre  fuego muy lento. Añade otro vaso de agua, bien repartido por todo.




Esperamos de nuevo a que se muevan sin esfuerzo por abajo. Retira del fuego y comenzamos a "cacear la migas". Con paletas o cucharas demadera, vamos caceando ( partiendo el pan ), de esta manera:






 ¡¡ Ya tenmos listas nuestras migas, nos vamos a la mesa !! 



migas_santabarberas


Ahora, cada uno la acompaña con lo que más guste, yo con un poo de todo ( se me olvidó hacer foto a la sardina, jajajaja ).






No me quiero despedir hoy sin felicitar a todos los andaluces. Mañana es el Día de Andalucía, tierra de la que me siento orgullosa de haber nacido. Nada mejor que brindar para la ocasión, con un vino del Condado de Huelva. Un mosto de excelente calidad, concretamente de Bollullos Par del Condado.






jueves, 23 de febrero de 2017

De Caja de Fresas a Cesta para el Pan

caja_fresas

Muchas veces miro a mi alrededor y me da verdadera pena todos los envases, cajas, vidrios y envoltorios que van a la basura. Antes de tirar, procuro dar una segunda oportunidad a muchos de ellos.

En mi casa suele haber cajas de fresas,  seguramente habréis visto miles de ellas recicladas por la red, quedan muy bonitas y con un poco de imaginación, podemos tener una bandeja, una caja para los mandos de la tele, para la costura... Un sin fin de maneras de reutilizarlas y proporcionarles una nueva oporunidad, convirtiéndose así en únicas y con el orgullo de haberlas hecho una misma.

No sé si a vosotras os pasa, pero cuando compro tela, suelo comprar más de lo que necesito, "por si acaso".  Eso me pasó con la tela de una cortina para la cocina.




Con el resto me hice la talega del pan que siempre viene bien y a juego con la cortina,  queda  más coordinado.






Ya sólo me quedaba un trozo de tela y un poco de la cinta de borlones. Aprovechando que tenía un resto de pintura a la tiza , pinté esta caja de fresas.



Primero, le dí dos manos de pintura, dejando secar entre una y otra capa. Alrededor pegué la cinta de borloncitos con silicona caliente.


caja_fresas

Con el trozo de tela que me quedaba hice el paño para o para poner el pan encima.




O para cubrirlo.




Queda bien bonito en la caja,  con este pan tan rico luciendo en una panera preciosa.  Al menos a mí me lo parece.


caja_chalkpaint


Para " Que no  falte un perejil ", aquí tenéis la receta del pan.








martes, 21 de febrero de 2017

Corvinata al Horno con Patatas

Hoy vamos a tener el placer de cocinar un pescado espectacular. Es idóneo para cocinarlo en el horno y guisado es todo un manjar. 
La corvinata, como la llamamos en Huelva y creo que en Cádiz,  es sencillamente una corvina. Pero no nos confundamos, no es la cría sino una corvina de menor tamaño. Una corvina puede llegar a pesar unos ocho kilos, quizás más,  mientras que la corvinata llegará sólo a los dos kilos de media.

Pero tanto una como otra son exquisitas. Yo casi prefiero las más pequeñas, pues para hacerlas en en el horno de casa van mejor.

La corvina es un pescado de carne blanca y prieta, de gran calidad y se presta a muchas elaboraciones. Si vais a Huelva, en todo el litoral podréis degustarlo en numerosos restaurantes de la costa.

corvinata_horno

INGREDIENTES
  • 1 corvinata
  • 1 k. de patatas
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 1 limón
  • sal
  • perejil fresco picado
  • AOVE 

PREPARACIÓN

Pela y enjuaga las patatas, escurre y párteas a rodajas. Pela y corta la cebolla en juliana, los pimientos en trozos alargados. Ponlo todo en una fuente de horno, echa sal al gusto, el perejil picado y rocía con AOVE . Introduce en el horno a 180º, calor arriba y abajo durante unos 20 minutos. Cuando las patatas estén casi tiernas y vayan tomando color dorado, coloca el pescado encima . El pescado estará libre de escamas, sin tripas, es decir, bien limpio ( puedes pedir al pescadero que realice este trabajo , algo que te ahorras y seguro que lo hará con gusto ).
Yo hago al pescado unos cortes transversales y pongo unas rodajas de limón. Pon sal al pescado. Agrega también un poco de aceite por encima de él para que no se reseque.


Vuelve a introducirlo en el horno a la misma temperatura durante otros 20 minutos a la misma tempertura. Cuida de no pasarte cocinando el pescado para que no se reseque. El tiempo de horneado es orientativo pues cada horno es un mundo y cada uno conoce es suyo.


Sive al momento, troceado con la guanición de patatas y si no es muy grande, algunos hasta se atreverán con una entera. 

corvina_horno

corvinata_horno





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...