Antigua Cajonera Restaurada

En alguna otra ocasión os he hablado de mi abuelo. Pero me vais a permitir que os lo vuelva a presentar. Mi abuelo se llamaba Manuel, el pequeño de 13 hermanos, se criaron con su madre, la bisabuela Elisa, mujer de mucho temperamento según contaban. Su padre murió pronto. Mi abuelo era sevillano y a la edad de 12 años se trasladó con su familia a  Huelva. Fue a la escuela y al Ateneo a estudiar dibujo. Rondaban los años 20 de pincipios del siglo pasado. Lo que más le gustaba era el trabajo artesano de carpintero y a eso dedicó su vida. Todos los muebles de la casa de mis padres y los que habían en la suya,  fueron hechos por él. En una carpintería donde se trabajaba la auténtica madera, sin maquinarias modernas y todo realizado artesanalmente. Fué un magnífico artista y trabajador nato.

Hace algunos años mi madre me dió una comodilla ( así se llamaban antiguamente las cajoneras de los armarios empotrados), de cajones de madera maciza que yo metí dentro de un armario del dormitorio de mi Alicia. Ahí ha estado mucho tiempo dando su utilidad. Pero en las casas todo va cambiando y ahora, a mi hija le hacía falta  el armario para colgar abrigos, almacenar zapatos etc; ya os imagináis la cantidad de ropa que siempre tenemos. 

Y aquí surgió el problema: ¿ Qué hacemos con las comodillas? De ninguna manera queríamos deshacernos de ellas, pero no encontrábamos dónde colocarla. La solución era transformarla en un mueble para el salón. 

Dicho y hecho, busqué la forma y materiales necesarios, y de estar guardada, ha pasado a lucir en el salón de mi casa. Yo creo que mi abuelo, estará contento. 

Así ha quedado.


Así estaba.


MATERIALES NECESARIOS
  • pintura a la tiza ( chalk paint )
  • barniz al agua 
  • molduras de madera
  • pintura acrílica de color dorado antiguo
  • serrucho
  • lijadora eléctrica o una lija de grano fino
  • papel decorado ( para empapelar paredes)
  • pegamento para el papel
  • cola de carpintero
REALIZACIÓN

Lo primero que hice fue quitar unas tachuelas que adornaban los cajones pues estaban deterioradas. Lije lijeramente todo el mueble con lija de grano fino.  Corté las molduras y las pegué con cola de carpintero . 


Cuando las molduras estuvieron bien pegadas, las pinté en dorado viejo y alterné la pintura a la tiza con el barníz en los cajones.


Los laterales los decoré con papel pintado muy de moda, para darle un aire nuevo y diferente.


No tieres, piensa en restaurar tus muebles, pues seguramente podrás darles una segunda oportunidad y nueva vida. Además de la satisfacción de hacerlo por ti misma.

 





Comentarios

  1. La restauración te ha quedado increíble y es verla e imaginarme la de cosas que podría meter ahí. Le has dado otra oportunidad muy útil. Te ha quedado muy bonita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Elisa siendo tu abuelo quien hizo esta cómoda con sus manos, jamás debes deshacerte de ella, has elegido un sitio privilegiado en tu casa para lucirla, seguro que con lo bonita que la has dejado, se integra perfectamente en el ambiente. Es para sentirse orgullosa. Tus abuelos y tu madre estarían súper felices de verlo.
    Besos, disfruta un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Te ha quedado un mueble precioso ,ahora no solo es practico sino que luce divinamente en el salón
    besitos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Vaya cajonera bien hecha, Elisa!! Sin duda, tu abuelo tenía unas manos increíbles y me alegro que le hayas dado una nueva vida, un mueble tan bien trabajado, no es para darle de lado. A mi me gusta mucho el original, pero entiendo que ya no encaje en las decoraciones actuales de las casas, y con este nuevo lavado de imagen, encaje mejor, lo bueno, es seguir conservando algo así, con tanto cariño. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Querida Elisa, primero quiero agradecerte por las bonitas palabras que has dejado en mi blog. Sos un encanto de persona :) Luego, decirte que tu abuelo ha de estar conforme y feliz con el trabajo que has hecho con su cajonera. Se ve preciosa, muy actualizada, con detalles bien delicados y sumamente práctica, porque siempre necesitamos lugar para guardar cosas. ¡Me encanta! Como vos, pienso que antes de tirar hay que mirar con ojo curioso y atento lo que tenemos en casa para darle una segunda oportunidad; en la mayoría de los casos, nos podemos llegar a sorprender de los maravillosos resultados que podemos obtener ;)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  6. Elisa tienes en tus manos una auténtica joya. No sólo porque esté hecha por tu abuelo, que eso no tiene precio, sino porque piezas como esas ya no se ven.

    Con el lavado de cara que le has dado parece recién comprada en cualquier tienda de muebles, sin duda tu abuelo estaría muy orgulloso de ti

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  7. Elisa que preciosidad, el tallado es ideal.
    Una pena haber tenido "escondido" ese trabajo lindo de tu abuelo :-))) y seguro que a tu mami donde se encuentre también le gusta.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  8. Elisa tu abuelo estaria super orgulloso del trabajo tan bonito que hiciste , besitos

    ResponderEliminar
  9. Orgulloso estaría tu abuelo, si te viese como le das vida a tantas cosas como a esta comodilla, hay que ver menudo cambio el antes y el después, eres una artista.
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito recuerdo! Un tesoro en tu casa... Había que darle un golpe de fresco a esta cajonera y has sabido usar de tu imaginación como siempre ;) Me encantaría poder cosas así yo que soy de cansarme de todo muy rápido jajaja! Si pudiera cambiaría la vajilla cada año y la decoración de casa cada 2 jeje! Besitos!

    ResponderEliminar
  11. Ha quedado genial!! Es uan forma preciosa de conservar un detalle de tu abuelo y tenerlo presente ;)
    Besos,Ángela

    ResponderEliminar
  12. Hija! Que manos tienes,tu abuelo estaría contento con el resultado. Es preciosa y le has dado un aire más femenino y romántico. Besos

    ResponderEliminar
  13. Elisa tus recetas me gustan mucho sin duda, pero cuando te metes en temas de decoración los bordas también, pero que mueble más bonito has dejado un reciclado estupendo y que manos tenía tu abuelo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Desde luego que tus manos no tienen precio...qué bonita te ha quedado...bien orgulloso estaría tu abuelo de títulos si la viera...

    ResponderEliminar
  15. Me gusta mucho el resultado final, estas hecha toda una artista, un beset

    ResponderEliminar
  16. Yo para las manualidades son un cero a la izquierda, pero se lo voy a enseñar una amiga que le encantan estas cosas porque te ha quedado genial. Un besote y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  17. No quería pasar por alto ésta entrada Elisa, me alegra mucho ver recuperada una pieza con tanta historia familiar.

    Has tenido buen criterio en adaptarlo para una nueva vida, así queda más actual y bonito.

    BESOS

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Encantada de recibir y leer tus comentarios. Me importa mucho tu opinión y me ilusionan tus visitas
¡ Muchas gracias y vuelve pronto !