Potaje de Habichuelas, Calabaza y Apio

Desde hace algunos años,  se habla mucho de "cocinas de diseño". Platos muy elaborados, con ingredientes de calidad y con una presentación atrayente e impecable. Nunca pondré en duda la  profesionalidad y maestría de todos los que se dedican a este tipo de cocina. Pero ... ¿ Qué pasa con las cantidades ?

No pido que me pongan un plato a rebosar, ni mucho menos, pero sí, cantidades decentes. En más de una ocasión, hemos salido de este tipo de resturantes, buscando un lugar donde comer o dispuestos a  atracar la primera pastelería que encontráramos por el camino. Muertos de hambre y con el bolsillo bien vacío.

Tomé un tataki de atún, en cierto de sitio, que eran verdaderas radiografías del atún, una espuma de huevo y gambas que sólo era eso, espuma en un vasito tamaño dedal. Eso sí con una presentación preciosa. Ni contaros como eran las mini-hamburguesas de buey . Me río de las reducciones de las salsas. Tanto las reducen que no se ven.... ¡ Ainssss ! Señores... ¿ A qué estamos jugando ?

Si esas cantidades se las sirviera a mis invitados, me tacharían de tacaña y mí familia pensaría que he  perdido el norte.

Cuando voy a un restaurante, me gusta probar nuevos ingredientes, suelo pedir lo que nunca he comido. Siempre aprendiendo de quienes más saben. Pero de la misma manera, pido que la calidad, cantidad y precios estén en relación. Salir contenta y no con la sensación de que me han timado.

Hoy en "Que no te falte un perejil", sigo con una cocina tradicional, a fuego lento, pensando que diariamente comemos bien y con gusto.



INGREDIENTES

  • 500 g. de judías blancas
  • 3 ramas de apio
  • 350-400 g. de calabaza ( pesada sin piel )
  • 1 patata
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 tomate rojo y maduro
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera
  • 1 cucharadita de cominos en grano
  • Aove
  • vinagre de vino (opcional)



PREPARACIÓN

Pon en remojo las habichuelas la noche anterior, unas 12 horas.

Calienta aceite en el fondo de una cacerola. Pica la cebolla y pimientos. Sofríe en el aceite.
Añade las zanahorias peladas y cortadas en rodajas, el apio sin hebras y troceado, cuando la cebolla y pimientos hayan tomado color. Remueve y sofríe unos minutos. Añade el tomate muy picadito o rallado junto con el pimentón. Remueve y sigue sofriendo a fuego medio, cuidando que el pimentón no se queme.





Añade el tomate rallado o triturado junto con el pimentón dulce. Rehoga durante unos minutos.




Tira el agua de las habichuelas que estaban en remojo. Las habichuelas ponlas en la cacerola, cubre de agua y añade el laurel, cominos, sal y la cabeza de ajos.



Cuece por espacio de 1 hora. Cuando estén casi tiernas, añade la patata chascada y la calabaza troceada. Los tiempos de coción pueden cambiar según la dureza de los ingredientes. Siempre hay que tenerlo en cuenta.



Contunúa la coción hasta que el caldo quede concentrado y todo esté tierno.



A cada plato puedes añadir un chorrito de vinagre de vino, aportando un toque muy muy rico. 





Comentarios

  1. Sabes que te digo amiga que a esos restaurantes vamos y probamos y si nos gusta mucho lo intentamos a hacer en casa pero en medida XL, es verdad que alguna vez hemos comido genial pero debería de ser un poco mas grande la cantidad del plato, por que el que es de comer se queda a dos velas, me imagino a mi cuñado, que según a que sitio ya ni lo llevo.
    Tu potaje es un plato como dios manda y ademas bien rico.
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  2. Siempre digo que la cocina de diseño es para los profesionales, los que experimentan y además saben hacerlo con ingredientes, texturas y elaboraciones cuanto menos extrañas para nosotras. Pero lo que apuntas de las raciones es cierto, y lo peor es que da hasta vergüenza comentar algo al respecto, parece que no sabemos nada de nada en cuanto a tema gastronómico. Yo hago como tú, entro en mi cocina y preparo mis pucheros en invierno y ensaladillas en verano. Y bien ricas que están. Y tu plato también por supuesto, que me he ido por las ramas, yo preparo uno parecido y no veas lo bien que sienta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. jajaja!! nosotros rehuimos de ese tipo de restaurantes, vamos donde se ponga un buen potaje como el que hoy nos traes que se quiten todas las "espumas" del mundo mundial.
    Delicioso para un día como frío como el de hoy.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Un buen plato de habichuelas es lo mejor que entra ahora con este tiempo.
    Besos. LOla

    ResponderEliminar
  5. Un plato grandote y bien lleno para mi :-)) que como tienes todos los grupos de alimentos puede ser plato único perfectamente.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Hola Elisa!! Una amiga mía se empeño en hacer su boda en un sitio de esos en los que los platos son minúsculos, eso si, estaban muy ricos, pero minúsculos. El plato de croquetas de no se qué, por ejemplo, no recuerdo pero era de ingredientes raros, sólo ¡¡una minicroqueta!! Vamos, ni te llega al estómago. Así que decidió poner el doble de platos, para que nos llenara un poco, y así le pasó, que le costó el doble de caro también, un ojo de la cara y parte de la otra, ja, ja.
    Y mira, con el frío que hace por aquí, más vale que me llenes bien el plato, pero de este potaje de habichuelas, que bien ricas y sabrosas que son, saciantes, y con pocas calorías, ¡¡esto si que es comer con fundamento!! Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Te doy toda la razón....a veces, muchas veces se pasan; hacen una cocina tan minimalista que ni te enteras de que has terminado el plato, cuando practicamente ni has empezado. A mi marido no le gusta lo más minimo, cuando ve algún programa de cocina y los chefs comienzan a coger los ingredientes ya cocinados con una pinza para ponerlos en el plato, siempre dice que qué forma de engañar a los comensales.
    Ni Juan, ni Juanillo.....a mi personalmente, aunque reconozco que lo hago en casa, no me gusta tampoco ésos restaurantes que te ponen demasiada cantidad....suelo pensar que nadie vende duros a cuatro pesetas...y tampoco es elegante (lógicamente dependiendo del sitio).
    Sea como fuere....tu potaje de habichuelas está para ponerlo en la mesa como yo hago: hasta el filito.....se ve delicioso, contundente y rico, rico, rico....
    Besitos desde "Mi Cocina"

    ResponderEliminar
  8. LLevas razon hay restaurante que ponen unas cantidades que parecen tapas y encima te cobran un monton , este potaje esta para ponerle un piso besos

    ResponderEliminar
  9. A nosotros también nos gusta probar cosas nuevas y más cuando vamos fuera a comer, aunque si te soy sincera, si lo vemos muy mal, compartimos el plato no sea que nos quedemos los dos sin comer jajajaja.
    Delicioso potaje, ahora que hace tanto frío apetece un montón
    Un Mundo llamado May

    ResponderEliminar
  10. Te doy toda la razón, me parece una tomadura de pelo. Lo puedo entender en un menú degustación porque si te ponen diez o doce platos mejor que sean pequeños, pero un plato tal cual no puede ser una ridiculez y encima a precio de langosta. Creo que hay mucho listo, la verdad.
    Otra cosa es la comida de siempre, un buen potaje como el tuyo, de esos que después de comer buscas un sillón si tienes tiempo y reposar la comida, jajaja, vamos, una comida como Dios manda! Riquísimo este plato, niña.
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Que verdad Elisa,y nos ha pasado en más de una ocasión.......menos mal que con ese potaje me reconforto con el mundo y claro,se que me vas a poner un buen plato.......nosotras siempre somos expléndidas con las medidas¡¡¡¡
    Muchos besitos y feliz fin de semana¡¡

    ResponderEliminar
  12. Hoal Elisa:
    Querida para comer bien como en casa nada, no digo que en algún restaurante se coma mal aunque como un buen potaje casero nada de nada por mucho empeño que le pongan. Al ver este tuyo se me abrió el apetito, que bien te ha quedado y que rico tiene que estar y con la que esta cayendo es lo que más apetece...Bess

    ResponderEliminar
  13. La verdad, es que la cocina tradicional española es de una calidad excelente , y si es casera todavia es mejor. A mi me gusta la cocina de diseño, pero tambien la tradicional. Tu plato elaborado con todo el cariño de la buena cocina casera es de primera categoría . La imagen nos lo dice a gritos. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Estos platos son una maravilla ahora en invierno, me encanta porque es súper sano.
    Bss

    ResponderEliminar
  15. Hola, Elisa: Estoy de acuerdo contigo. Uno de los motivos de esos miniplatos es su precio: tanta elaboración sofisticada y tanto ingrediente caro obligan a reducir su cantidad ya que una ración de las que consideramos normales sería prácticamente impagable y rentable para esos restaurantes (serán muy exclusivos pero para seguir ahí tienen que vender, como todos). A mí me llego al alma una receta (no recuerdo de dónde) que rezaba algo así como: Gamba no sé qué sobre lecho de algo muy ligero y humo no sé cuantitos (o sea nada mucho olor pero nada consistente). Lo de Gamba en singular me llegó al alma jajaja... al menos te dejaban bien claro lo que ibas a comer. Un besazo!

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué razón tienes Elisa! Hay restaurantes que se han subido al carro del minimalismo y se aprovechan. Si bien es cierto que cuando vas a algún restaurante te ponen 50 platos en un menú degustación, ahí lo entiendo, pero otros como bien dices te ponen un menú para un niño de cuatro años, jjj. Menos mal que las buenas costumbres no se pierden en algunas casas y seguimos comiendo platos de cuchara de toda la vida, como este potaje delicioso que nos traes hoy. BSS y feliz finde!

    ResponderEliminar
  17. Que buen plato, para este fario.
    este toque de calabaza lo supera.

    ResponderEliminar
  18. jajaja Elisa!! Cuánta razón tienes!!
    Cuanto más caro es el menú menos comes.
    Aún no me puedo quitar de la cabeza una de esas experiencias.
    250 € dos personas. Qué sí, que el restaurante muy bonito, que en la planta de unos de los rascacielos más altos de Frankfurt, con vistas increíbles, pero señores!! Quiero también llenarme el estomago.
    No me entré en el primer McDonalds por no sentirme peor, pero hambre tenía como para comerme un toro jaja.

    En fin.. que no hay nada como un plato como el que nos presentas, contundente, calentito y rico!!

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Con este tiempo apetece mucho un plato asi. Comer de cuchara, y con calabaza debe de estar delicioso,un beset

    ResponderEliminar
  20. Que rico y que sano plato nos traes hoy!! mi marido te lo dejaría limpio en un santiamén!!Bs.

    ResponderEliminar
  21. Bueno Elisa si de comer se trata hablemos de tu potaje, porque tiene una pinta de las de meter la cuchara y no parar hasta rebañar el plato. Por cierto mi padre también le pone esa cucharada de vinagre a las judías blancas, que son las que se come sin rechistar, las otras, las de colores como el dice y que a mí me fascinan, se las come a las trágalas y por no quedarse sin comer, jajaja.
    Besitos, que pases un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  22. Uummmmmmmmm que potaje mas rico y sano me encanta no lo siguiente ,tomo nota seguro esta de rexupete, te ha quedado divinisimo.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  23. ¡Ay, Elisa, estamos completamente de acuerdo contigo! Y nos ha hecho mucha gracia eso que has comentado de salir de un sito así, muerta de hambre y deseando engullir lo que sea...A nosotras también nos encanta probar cosas nuevas pero sin sentir que nos toman el pelo. Aunque lo que más nos gusta del mundo son estas recetas de toda la vida, cocinadas a fuego lento, y que son la base de la alimentación de nuestra familia. Este potaje está diciendo !cómeme!

    Un beso grande de las dos y feliz fin de semana

    J&Y

    ResponderEliminar
  24. Claro que sí, Elisa. Sin nombrar a nadie, porque queda mal, te diré que un famoso cocinero, con estrellas Michelín y televisivo, se atrevió a decir, no hace mucho, que a los buenos restaurantes hay que ir comidos, que no lo sabemos hacer, jjj. No sé si hablaba en broma, pero si es cierto que eso es lo que piensa estamos apañados los españoles con esta tomadura de pelo. Me parece un despropósito.
    Prefiero decantarme por la cantidad que nos has servido en este rico potaje, sin duda más razonable. Besitos.

    ResponderEliminar
  25. Qué buen plato! Para esos días fresquitos es ideal.
    Besos Elisa
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2018/02/ketchup-origen-y-receta.html

    ResponderEliminar
  26. Yo conozco a uno que pidió dos primeros en un restaurante de los que comentas, y aún así se quedó a dos velas. Qué chasco la primera vez que vimos un plato de diseño. Para almorzar no hay nada como un buen plato casero como el que hoy propones, que menuda pinta tiene.
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Estoy contigo... no por tener una presentación muy vistosa y el plato sea súper novedoso tenga uno que salir como si le hubiesen atracado... pero estas cocinas son así y en realidad están pensadas para que se pague un precio de locura... yo por éso creo que prefiero la cocina de siempre, pues no todo va a ser comer con la vista...aunque es una opinión muy personal la mía...tampoco quiero desmerecer la alta cocina ni sus consumidores...aunque en mi caso al menos, es prohibitiva por sus precios...Besos y un 10 por este rico guisito!

    ResponderEliminar
  28. Con el frío es lo que apetece, mucha cuchara y además muy sano verduras y legumbres. Me quedo con la cocina tradicional que para ponerme a dieta y pasar hambre me pongo yo cuando quiera.

    BESOS

    ResponderEliminar
  29. Hola Elisa! Estoy contigo, a mi me gusta descubrir ricas comidas pero no quedarme con hambre en el intento jaja! Hay sitios que se pasan con las cantidades, yo no me corto y pido un tuper, ya que he pagado mi plato me lo llevo a casa! Pero es verdad que otros sitios se pasan por tacaño jajaja! Por eso mejor quedarse en casa y preparar un plato igual de rico que tus habichuelas, esas recetas no fallan nunca y todos contentos! Un besito y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  30. Hola guapísima !!!
    Creo que cualquiera de nosotras hubiera podido escribir esta entrada porque pensamos igual que tú. La última vez que fui a comer a un restaurante "de autor" salí con la sensación de que no están hechos para mí. Con la vista es cierto que se come, pero niña, que no nos tomen el pelo que salir con hambre y el bolsillo vacío no hace gracia a nadie.
    Me recuerda toda esta cultura alrededor de la comida minimalista al cuento de Andersen: El traje nuevo del Emperador. Si alguien con voto en el gremio de los chefs, diese un golpe en la mesa y dijera bien alto que basta ya de tanta tontería . . . otro gallo cantaría.
    En fin, que no me enrollo más. Y que tu plato está para hacerle la ola. Hoy también tengo un rico plata para comer, lentejas que con el frio que hace es lo que pega.
    Fijate, que el apio siempre lo como fuera de casa, pero nunca lo compro, rarezas mías.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  31. Donde esté un platito de cuchara como el que nos traes que se quiten los minimalismos. A mis chicos o les pongo buena cantidad o se me comen hasta la puerta de la nevera, jeje
    Besitos

    ResponderEliminar
  32. Buenas noches Elisa, un potaje que hoy apetece muchísimo con el día de lluvia que llevamos, calentito y reconfortante es ideal para estos días. Muchos besos y muy buena entrada de semana.

    ResponderEliminar
  33. Qué razón tienes, y después lo que cuesta ir a un restaurante de ese tipo, que para una economía normal es un porcentaje tan alto que ya podrían poner más cantidad, jeje
    Bueno yo soy como tú, de las de platos así caseros y de producto bueno y saludable, ñam ñam por tu receta!
    BS

    ResponderEliminar
  34. Yo prefiero un potaje en toda regla como el tuyo,que comer en un restaurante donde te ponen tres pegotes en un plato enorme y encima no sabes ni lo que te estás comiendo, y te quedas con más hambre que cuando has entrado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  35. Buenas noches, Elisa!!! Hoy precisamente este plato viene que ni anillo al dedo,jejeje. Con las bajas temperaturas y nevando en media España este potaje tuyo nos iba a sentar muy bien. Vamos que resucita un muerto, jeje. Besitos

    ResponderEliminar
  36. Esto debe estar buenísimo y apetece mucho con este frio

    ResponderEliminar
  37. Donde se ponga un plato de cuchara los días de frío, que se quite todo lo demás. La calabaza además me parece un ingrediente de primera.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Encantada de recibir y leer tus comentarios. Me importa mucho tu opinión y me ilusionan tus visitas
¡ Muchas gracias y vuelve pronto !